miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 1. LOS HECHOS DE LOS APOSTOLES

A. LA IMPORTANCIA DEL LIBRO DE LOS HECHOS:

El libro de los Hechos es el único libro histórico del Nuevo Testamento. Es la fuente principal de información sobre la iglesia primitiva. Nos da, una narración exacta del nacimiento y desarrollo de la iglesia durante más o menos treinta años.

El Nuevo Testamento se divide en cuatro partes:

1. Los Evangelios Las narraciones de la vida y el ministerio de Jesús mientras estaba en la tierra.
2. Hechos La historia de la iglesia primitiva.
3. Las Epístolas Cartas de instrucción escritas a las igle­ sias o a individuos ya creyentes.
4. El Apocalipsis El único libro de profecía del Nuevo Tes­ tamento.

Si queremos saber de la experiencia que la iglesia primitiva tuvo, debemos leer el Libro de los Hechos. No contemos con encontrar el plan de salvación en las Epístolas. Es en el libro de los Hechos que leemos como se puede recibir la salvación.

También nos da los principios para el avivamiento y la obra misionera; nos da el modelo del gobierno de la iglesia y coloca el fundamento de la doctrina que se desarrolla luego en las Epístolas.

B. LA FECHA DEL LIBRO:

Este libro fue escrito en el año 63 D.C. La razón de ponerle esta fecha es sencilla. El Apóstol Pablo llegó a Roma a principios del año 61 D.C. El libro termina con la declaración “dos años enteros” del primer encarcelamiento de Pablo. Por eso sabemos que la fecha del libro es 63 D.C.

El libro no menciona el incendio de Roma en el año 64 D.C. y la persecución die los cristianos, ni la destrucción del Templo y Jerusalén en el año 70 D.C. Por lo tanto, el libro debe haber sido escrito antes de estos sucesos.

C. EL AUTOR DEL LIBRO:

Lucas, el médico, escribió el libro. Era compañero del Apóstol Pablo que se juntó a él en Troas. El pronombre personal “nosotros” indica cuando Lucas fue compañero de Pablo (Hechos 16:10-17; 20:5-21; 27:1-28). Por el proceso de eliminación, se sabe que el escritor es Lucas porque las secciones “nosotros” hacen mención de los otros compañeros de Pablo. También, es evidente que este libro fue escrito por el mismo autor que escribió el evangelio de Lucas.

Lucas era griego y no judío, porque en Colosenses 4 se dis­ tingue de los circuncidados.

Lucas respondió a la petición de ir a Macedonia con Pablo y más tarde fue el encargado de la iglesia de Filipos por seis años. Estaba con Pablo durante su segundo encarcelamiento (2 Timo­ teo 4:11).

El “primer tratado” se refiere al Evangelio de Lucas. El libro de los Hechos es una continuación del evangelio y comienza en el punto donde el evangelio termina.

Ambos libros fueron dirigidos a Teófilo, sin duda un oficial griego o romano que tenía un nombre griego. Sabemos muy poco de él, excepto que Lucas le da el título de “excelentísimo” lo que indica que era un hombre importante, posiblemente gobernador de alguna provincia. Es posible que era amigo de Lucas a quien testificó y ganó para el Señor Aunque no lo sabemos, es posible que Teófilo fue convertido a Cristo.

Lucas pudo haber escrito la última parte del libro por su propio conocimiento y experiencia personal. Es probable que Lucas tuviera un diario, donde escribía los acontecimientos de todos los días. Cuando escribió el evangelio y la primera parte de Hechos, Lucas tenía acceso a las informaciones que Pablo pudo darle y de los otros como Silas, Jacobo, Felipe y sus hijas, etc.

D. EL PROPOSITO DEL LIBRO:

El propósito del libro es el mismo que el Evangelio. En la introducción al Evangelio, Lucas establece que su propósito es dar un relato completo y ordenado de la vida y el ministerio de nuestro Señor Lucas establece que había investigado cuidado­ samente las cosas que ocurrieron y su intención era dar una narración histórica exacta. Este también es su propósito en escribir el libro de los Hechos. Debemos notar su referencia al Evangelio donde narró lo que Jesús COMENZO A HACER Y ENSEÑAR. El F-vangelio cuenta lo que Jesús comenzó a hacer; el libro de Hechos narra lo que Jesús continúa haciendo.

E. LA COMPOSICION DEL LIBRO:

1. Tres Divisiones Principales:

Hay tres divisiones principales en este libro:

a. Capítulos 1-5 El nacimiento de la Iglesia Primitiva.
El personaje principal es Pedro.
b. Capítulos 6-12 El esparcimiento de la Iglesia perse­ guida. El personaje principal es el primer mártir, Esteban.
c. Capítulos 13-28 La predicación del evangelio a todo el mundo por la Iglesia Misionera. El per­ sonaje principal es el Apóstol Pablo.

2. El Versículo Clave:

El versículo clave de todo el libro es Hechos 1:8 “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”
Este versículo expresa el tema de todo el libro.
TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 2. LA ASCENSION DE JESUS

TEXTO: Hechos, capítulo 1.

A. LAS PRUEBAS INDUBITABLES:

Quizás sería mejor darle al Libro de los Hechos de los Apóstoles el título “Los Hechos del Cristo Resucitado.” El Evan­ gelio de Lucas cuenta los hechos de Jesús hasta la resurrección; el libro de los Hechos continúa la historia, pero ahora es la narración de los hechos de Jesús resucitado y ascendido.

En el tercer versículo se lee que Jesús se presentó vivo con muchas pruebas indubitables. Al principio de Su ministerio terrenal, Jesús se presentó como el VENCEDOR de Satanás dominando decisivamente al diablo durante los cuarenta días de tentación en el desierto. Al principio de Su ministerio celestial Jesús se presentó de nuevo como el VENCEDOR de Satanás, mostrándose VIVO en la tierra por el mismo espacio de tiempo — CUARENTA días.

No daremos una lista completa aquí de las ocasiones en que Jesús se presentó; pero anotaremos unas cuantas:

A María Magdalena Juan 20:14-18
A las mujeres Mateo 28:8-10
A Pedro Lucas 24:34
A los discípulos de Emaús Lucas 24:13-31
A los Apóstoles Lucas 24:36-43
A los Apóstoles sin Tomás Juan 20:19-24
A los Apóstoles a orillas
del Mar de Galilea Juan 21:1-23
A los Apóstoles en un monte
de Galilea Mateo 28:16-20
A los quinientos 1 Corintios 15:6

La palabra clave en Hechos 1:3 es “vivo.” Jesús se presentó VIVO. ¿Cuáles eran algunas de las pruebas indubitables de que El estaba VIVO?

1. Los hombres le vieron.

2. Les habló acerca del Reino de Dios.
3. Caminó con ellos.
4. Comió y bebió con los discípulos.,
5. Bendijo y ministró a Sus discípulos.
6. Restauró a Simón Pedro.
7. Secó las lágrimas de María.

B. EL REINO:

En Hechos 1:6 leemos la última pregunta que los discípulos le hicieron a Jesús antes de Su ascensión. “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” Esta pregunta nos demuestra que ellos vacilaban Entre las expectaciones naturales y las realiza­ ciones espirituales. Aún no entendían todo lo que Jesús les había enseñado concerniente al Reino. Sus esperanzas por un reino material y político fueron destrozadas en el Calvario, pero ahora sabían que todas las cosas eran posibles al Señor que había vencido la muerte. Todavía pensaban que el mayor propósito de Jesucristo era el de quitarle a Israel el yugo romano para esta­ blecer el reino terrenal de David.

El estudiante debe notar especialmente la diferencia en su entendimiento sobre el Reino tan pronto como ellos recibieron el Espíritu Santo. Aún siendo testigos de la crucifixión y la resu­ rrección no erasuficiente; era preciso que recibieran el Espíritu Santo (1 Corintios 2:10-16).

C. LA GRAN COMISION:

En Hechos 1:13 la comisión es dada por la última vez. Parece que esto era el tema de las conversaciones de Jesús con Sus discípulos durante Su ministerio de cuarenta días después de Su resurrección. Jesús dio la gran comisión en tres ocasiones y es probable que lo diera en muchas otras ocasiones no registradas. Durante los cuarenta días, su mayor interés era que Sus discípu­ los ente’ndieran eflaramente Sus instrucciones.

Las tres ocasiones registradas son:

1. A la mesa en Jerusalén Marcos 16:14-18; Juan 20:22-23
2. En un monte de Galilea Mateo 28:18-20
3. En el Monte de los Olivos
antes deSu ascensión Lucas 24:45-51; Hechos 1:6-9

La gran comisión dio a los apóstoles las órdenes de marcha, las cuales se debían obedecer explícitamente sin vacilar ni pre­ guntar También les dio la autoridad de obrar en nombre de Jesucristo. Hay cinco mandamientos en la comisión: IR; PRE­ DICAR; ENSEÑAR; BAUTIZAR; GUARDAR.

En Hechos 1:8 hay TRES palabras que debemos notar especial­ mente:

1. PODER En griego, la palabra que quiere decir poder, y que se usa en el texto, es la palabra de la que deriva la palabra “dinamita.” Significa un poder que hará explosión del evangelio alrededor del mundo.
2. TESTIGOS Viene de la palabra griega que también da origen a la palabra “mártir.” Para ser testigo, es necesario tener el espíritu de un mártir
3. TODO Esto quiere decir que la iglesia debía ser tes­ tigo en todas partes del mundo. No tenían otra alternativa.

D. LA PROMESA DEL PADRE:

La promesa del Padre fue, por supuesto, el bautismo del Espíritu Santo. (Versículo 4)

“La cual . . . oisteis de mí” se refiere a las muchas promesas que Jesús les había dado acerca del Consolador (Juan 14:16-26).

Debemos notar que Jesús les MANDO que se quedaran en Jerusalén hasta que llegara el Espíritu Santo. Esto indica que no podían escoger; nosotros también somos MANDADOS HOY -debemos obedecen

La iglesia primitiva tenía que quedarse hasta (Lucas 24:49). Tenían que esperar en Jerusalén porque aún no había llegado el Día de Pentecostés. En estos días no es necesario quedarse a esperar; cualquier persona puede recibir el Espíritu Santo en cual­ quier momento, tan pronto como haya cumplido los requisitos.

Algunas veces se pregunta si los discípulos esperaron siete días. Conforme a Levítico 23:15, Pentecostés cayó cincuenta días después de la ofrenda mecida, la cual corresponde a la resurrección. Por lo tanto, ellos se quedaron en el Aposento Alto por diez días.


E. LA PROMESA DE LA SEGUNDA VENIDA DE JESUS:

En Hechos 1:11 se lee la promesa de la venida de Jesús que dos ángeles dieron a los discípulos sorprendidos. La promesa dice claramente que “este mismo Jesús. . . así vendrá como le habéis visto ir al cielo.” Nos dice que Jesús vendrá en forma visible y corporal, y en las nubes.

F. LA ASCENSION:

En este capítulo se lee que Jesús “fue recibido arriba” (12, 22), “fue alzado” (1:9) y “ha sido tomado” (1:11). En el versículo 10 se lee “El se iba.”Jesús ascendió por Su propio poder; de esto no hay duda. Es posible que “fue recibido arriba” se refiera a que Jesús fue acompañado por un gran ejército de ángeles. De todos modos, Su ascensión fue gloriosa y nos da la esperanza que el rapto de la iglesia también será glorioso.

Jesús ascenclió del Monte de los Olivos que estaba al este de Jerusalén a la distancia de un viaje del día de reposo. Cuando Jesús vuelva a (astablecer Su reino, El de nuevo estará de pie en el mismo monte (Zacarías 14:4).

G. JUDAS ISCARIOTE:

En este capítulo leemos la muerte tan horrible de Judas quien traicionó a Jesús por treinta monedas de plata. Esto revela el terrible remordimiento que Judas debió sentir antes de suici­ darse. Su ahorcamiento, su caída y la salida de sus entrañas, es una verdadera representación de la paga del pecado.

H. LOS DOCE:


En Hechos 1:13 se lee la lista de los once apóstoles. Esta lista se puede leer en tres de los evangelios como sigue:

MATEO MARCOS
Simón Pedro Simón Pedro
Andrés Jacobo
Jacobo Juan

Juan Andrés
Felipe Felipe
Bartolomé Bartolomé
Tomás Mateo
Mateo Tomás
Jacobo, hijo de Alfeo Jacobo, hijo de Alfeo
Tadeo Tadeo
Simón el cananista Simón el cananista
Judas Iscariote Judas Iscariote

LUCAS HECHOS
Simón Pedro Pedro
Andrés Jacobo
Jacobo Juan
Juan Andrés
Felipe Felipe
Bartolomé Tomás
Mateo Bartolomé
Tomás Mateo
Jacobo, hijo de Alfeo Jacobo el hijo de Alfeo
Simón el Zelote Simón el Zelote
Judas, hermano de Jacobo Judas, hermano de Jacobo
Judas Iscariote

Cuando Judas cayó, quedaron once apóstoles y era necesario escoger a otro que tomara su lugar. La iglesia primitiva nominó a dos hombres: José llamado Barsabás y Matías. ¿Por qué con­ sideraron sólo a dos? Indudablemente, la razón fue que ellos eran los únicos presentes que reunieron los requisitos necesarios:

1. Haber sido discípulo de Jesús desde el principio de Su ministerio.
2. Haber sido testigo de la resurrección de Jesús.

Echaron suertes a un jarrón y el primer nombre que cayó del jarrón fue considerado como escogido por el Señor. Después de esto, Matías fue contado como uno de los doce y será incluido en el cumplimiento de tales promesas como Mateo 19:28 y Apo­ calipsis 21:14.

TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 3. EL NACIMIENTO DE LA IGLESIA

TEXTO: Hechos, capítulo 2

A. JESUS PROME-TIO ESTABLECER LA IGLESIA:


REFERENCIAS BIBLICAS:

Mateo 16:18 “... sobre esta roca edificaré mi iglesia. .
Juan 16:7 “Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros . . .”

Jesucristo dijo, “Edificaré mi iglesia.” Esto demuestra que cuando Jesús pronunció estas palabras la iglesia era una cosa del porvenir Aunque Jesús tenía discípulos y seguidores, El no tenía iglesia. La roca sobre la cual se edificaría la iglesia era la verdad de la DU DAD de Jesús que declaró Pedro. Hemos de recordar esto en el estudio del segundo capítulo de Hechos.

La iglesia había de ser el cuerpo místico de Cristo sobre la tierra, un cuerpo espiritual en el que mora el Espíritu de Cristo, el Consolador Esto no podía ser hasta después de la ascensión y la venida del Espíritu Santo el día de Pentecostés.

B. PENTECOSTES:

Los sucesos del segundo capítulo de Hechos tuvieron lugar en el Día de Pentecostés.

Pentecostés fue un suceso planeado por Dios, profetizado en el capítulo 23 de Levítico. Las fiestas anuales de Israel eran la Pascua, el Pansin Levadura, las Primicias y cincuenta días des­ pués de ésta, la fiesta de Pentecostés. Las Primicias eran un tipo de la resurrección de Cristo (1 Corintios 15:23) y Pentecostés tuvo lugar cincuenta días después de la resurrección, lo cual, por supuesto, significa que los 120 discípulos se quedaron diez días en el Aposento Alto.

C. EL APOSENTO ALTO:

En Hechos 1:13 se lee que cuando los discípulos volvieron del Monte del Olivar, ellos subieron a un Aposento Alto. Cuando el Señor instituyó la Santa Cena, estaba en un Aposento Alto. No sabemos si era el mismo Aposento Alto.

Las palabras “Aposento Alto” tienen un sentido especial en la experiencia del creyente. Para tener comunión con Dios, debe­ mos estar “arriba” y “sobre” el mundo y “dentro de” una habi­ tación con el mundo en el exterior

Los ciento veinte que obedecieron al Señor y se quedaron, fueron galardonados al convertirse en “Socios Fundadores” de la Iglesia del Nuevo Testamento.

El Aposento Alto es símbolo de la UNIDAD. Los ciento veinte estaban unánimes juntos. Se lee esta expresión cinco veces:

Hechos 1:14 “unánimes”
Hechos 2:1 “unánimes juntos”
Hechos 2:46 “unánimes en el templo”
Hechos 4:32 “de un corazón y un alma”
Hechos 5:12 “unánimes”

D. EL FENOMENO DE PENTECOSTES:

Cuando el Espíritu Santo vino, El hizo tres cosas:

1. El llenó toda la casa (versículo 2)
2. El se asentó sobre cada creyente (versículo 3)
3. El entró en cada uno para morar (versículo 4)

El Espíritu Santo llenó toda la casa porque la Iglesia es el “templo de Dios” (1 Corintios 3:16). Se asentó sobre cada creyente para investir con poder (Lucas 24:49). Llenó a cada creyente de Sí mismo.

Cuando el Espíritu Santo vino, tres fenómenos ocurrieron:

1. Había un viento recio que soplaba - que se podía sentir;
2. Habían llamas de fuego - que se podían ver;
3. Hablaban en lenguas - que se podían oir

En Juan 3, el viento es usado como un tipo del Espíritu en la obra del renacimiento. La palabra griega que significa “espíritu” es la misma que significa “viento.” La palabra fuego se usa en la Biblia para indicar santificación y purificación. Con lenguas el evangelio se predica a la gente. En la torre de Babel, Dios usó las lenguas para confundir el lenguaje y para traer desunión y divi­ sión. En Pentecostés, Dios usó las lenguas para declarar el men­ saje del evangelio y para traer la unidad y armonía.

E. EL SERMON DE PEDRO:

Jesús le dio a Pedro las llaves del Reino de los cielos (Mateo 16:19). Por eso, era Pedro quien primero debía de predicar el evangelio para abrir la puerta del Reino a los judíos (Hechos 2) y a los gentiles (Hechos 10).

El fenómeno poderoso de Pentecostés atrajo una gran multitud. La gente estaba admirada y maravillada porque no entendían lo que pasaba. Algunos comenzaron a preguntar, “¿Qué quiere decir esto?” Otros se burlaban y dijeron que los discípulos estaban borrachos. Es Nierdad que estaban borrachos, pero no como la gente suponía. Estaban borrachos, no del espíritu del vino, sino del Espíritu de Dios.

Pedro comenzó a predicar así: “Esto os sea notorio.” El sermón se puede dividir en tres partes:

1. Una explicación de “esto.” (versículo 12)
2. Una declaración de “El.” (versículo 22-36)
3. Una aplicación para “ellos.” (versículo 37-40)

Pedro les dijo que Joel había profetizado el fenómeno pente­ costal que presenciaban. Conforme a la profecía, el Espíritu había de ser derramado sobre toda carne. Hombres y mujeres de todas las edades, culturas, razas, nacionalidades y posiciones sociales pueden hoy recibir el Espíritu Santo.

Pedro acentuó el pecado de Israel en rechazar y crucificar a su Mesías. Dio gran énfasis a la resurrección de nuestro Señor ¿Por qué? La respuesta es evidente. Millares de personas pre­ senciaron la muerte de Jesús; todos sabían de Su muerte; pero pocos hombres sabían de Su resurrección. Su muerte no era gran cosa porqije todos mueren; pero solo el Dios d1vino podía resucitar de la sepultura. Creer en la resurrección de Cristo es creer en la Deidad de Cristo. Creer en Su Deidad es aceptar el valor expiatorio de Su muerte. Por eso, Pedro puso gran énfasis sobre la resurrección.

F. HECHOS 2:38:

En realidad, lo que Pedro predicó en el Día de Pentecostés fue la MUERTE, SEPULTURA y RESURRECCION de Jesucristo. Estas son las BUENAS NUEVAS de lo que DIOS HIZO por el hombre al proveer la Salvación. Este es el mensaje que trajo convicción a la multitud reunida.

“Se compungieron de corazón” (versículo 37). Esto habla de la convicción del Espíritu Santo, la cual es absolutamente esencial para la salvación. Un hombre debe ser sometido a la convicción; él debe ver su necesidad y despertar un deseo. Luego él exclamará, “¿Qué debo hacer?”

En cuanto a proveer la salvación, no hay nada que el hombre puede hacer, pero hay mucho que él debe hacer si quiere recibirla. Aquí es donde vemos la importancia de Hechos 2:38. Aquí están las llaves que Pedro usó para abrir la puerta del reino: el ARRE­ PENTIMIENTO, el BAUTISMO EN AGUA EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO y el BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO. Efecti­ vamente, esto representa MUERTE, SEPULTURA y RESU­ RRECCION. Eran necesarias estas tres para proveer la salvación; y son necesarias estas tres para recibir la salvación. El hombre debe identificarse con Cristo en la MUERTE, SEPULTURA y RESURRECCION.

G. LOS RESULTADOS DE PENTECOSTES:

Pedro les recordó que la promesa era para ellos y les amones­ taba que fueran salvos de “esta perversa generación” (gente perdida). Otra vez, esto nos demuestra que hay algo que un hombre debe hacer para ser salvo.

Habían muchos resultados maravillosos:

1. Tres mil almas renacieron en ese mismo día.
2. Todos los días después de esto más almas fueron salvas. (Versículo 47)
3. La iglesia perseveraba en:
a. La doctrina de los Apóstoles (enseñanza);
b. Comunión unos con otros;
c. El partimiento del pan;
d. Oraciones.
4. Muchas señales y maravillas seguían el ministerio de los Apóstoles.
5. Todos temían a Dios.
6. Vendieron sus propiedades y tenían todas las cosas en común.
El asunto de la vida comunal se estudiará en el capítulo Cinco de Hechos.
TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 4. EL EVANGELIO APOSTOLICO

A. DEFINICION DEL EVANGELIO APOSTOLICO:

REFERENCIAS BIBLICAS:

Mateo 24:14 “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.”
Lucas 24:47 “Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.”
Hechos 2:42 “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros...”

El evangelio es “buenas noticias” de salvación. La palabra apostólico” se refiere a los Apóstoles. Por eso, “Evangelio Apostólico” quiere decir las buenas noticias de salvación que predi­ caron los Apóstoles.

Jesús habló de “este evangelio del reino” que será predicado en todo el mundo. En otra ocasión dijo que “se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados” en todas las naciones. Podemos deducir que el “evangelio del reino” es el mensaje de “arrepentimiento y perdón de pecados” que se debe predicar en el Nombre de Jesús. Esto es el mensaje que predi­ caron los Apóstoles y por lo tanto es el EVANGELIO APOSTO­ LICO.

B. LAS LLAVES DEL REINO:

REFERENCIA BIBLICA:

Mateo 16:19 “Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.”

Algunos piensan que el Apóstol Pedro tiene las llaves literales y que él estará a las puertas de los cielos para abrirlas a los que han de entrar Esto no es así. Las llaves que se mencionan aquí son las llaves del evangelio. A Pedro le fue confiada la predicación del evangelio, el cual abriría la puerta de la salvación para los perdidos. El utilizó estas llaves en tres ocasiones:


1. Con los judíos Hechos 2:38
2. Con los samaritanos Hechos 8:14-17
3. Con los gentiles Hechos 10:44

Ya que el Apóstol Pedro poseía las llaves Evangélicas que abrirían la puerita de salvación a los judíos, samaritanos y gentiles, debemos estudiar cuidadosamente el mensaje que él predicó.

C. LOS JUDIOS EN EL DIA DE PENTECOSTES:

REFERENCIA 131BLICA:

Hechos 2:38 “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

Los judíos en el Día de Pentecostés fueron salvos porque creyeron y obedecieron el EVANGELIO APOSTOLICO.

Para proveer la salvación, era necesario que Jesús: 1. Muriera; 2. Fuera sepultado; 3. Y resucitara. La Muerte, la Sepultura y la Resurrección eran necesarias para proveer la salvación; y la Muerte, la Sepultura y la Resurrección son necesarias para recibir la salvación. Pa1ra ser salvo es necesario identificarse con Cristo en la Muerte, la Sepultura y la Resurrección. Esto es precisa­ mente lo que el mensaje que Pedro predicó en el día de Pente­ costés puso de manifiesto.

Muerte - Arrepentimiento
Sepultura - Bautismo en agua en el nombre de Jesús
Resurrección - Bautismo del Espíritu Santo.

En Hechos Z.38 Pedro utilizó la llave para abrir la puerta de la salvación a los judíos y tres mil almas fueron salvas. Este sigue siendo el mensaje que salva en estos días.

D. LOS SAMARITANOS:

REFERENCIA BIBLICA:

Hechos 8:16-17 “Porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en él nombre de Jesús. Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.”

Al estudiar el capítulo 8, veremos claramente la manera en que fueron salvos los samaritanos:

Fe - versículo 12
Bautismo - versículo 12
Recibir el Espíritu Santo - versículo 17

E. LOS GENTILES:

REFERENCIAS BIBLICAS:

Hechos 10:44 “Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.”
Hechos 10:48 “Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.”

En la salvación de Cornelio y su casa, ellos dieron los mismos tres pasos que dieron los judíos (capítulo 2) y los samaritanos (capítulo 8).

Creyeron en Jesús - versículo 43
Recibieron el Espíritu Santo - versículo 44
Se bautizaron en el nombre del Señor Jesús - versículo 48

Se debe prestar atención al versículo 43 donde Pedro establece definitivamente que todos los que en EL creyeren, recibirán perdón de pecados POR SU NOMBRE. ¿Cuál es Su nombre? Hay una sola contestación—JESUS. ¿Cuándo se puede recibir este beneficio POR SU NOMBRE? Nuevamente hay una sola contestación: al bautizarse en el nombre de JESUS.

F. LA ENTRADA AL REINO:

REFERENCIAS BIBLICAS:

Juan 3:5 “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.”

Lucas 16:16 “La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en éV’
Hechos 2:36 “Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.”

El reino de Dios, durante la dispensación de la iglesia, no es un reino material sino espiritual. Es Jesús que reina en los cora­ zones de los creyentes. Efectivamente, cuando Jesús se sienta en el trono dell corazón del hombre, El reina mucho más eficaz­ mente que si reinara sobre un reino material. Cuando reina en el corazón humano, Dios domina los deseos, ambiciones y emo­ ciones del hombre. Así, El reina por completo y Su voluntad es obedecida cornpletamente.

Es evidente que la entrada al Reino de Dios es por el nuevo nacimiento, la obra de regeneración, el acto de ser cambiado por completo, transferido de un reino a otro. Podremos entender los requisitos,de la entrada cuando examinemos el sermón del Apóstol Pedro, a quien fueron dadas las llaves del reino.

El Evangelic, Apostólico hace destacar claramente que hay un solo Rey, nuestro Señor Jesús. La verdad de la Deidad de Jesús y el poder de Su nombre son fundamentales en el mensaje que se ha de predicar al mundo perdido.

G. HAY UNA SOLA IGLESIA

REFERENCIAS BIBLICAS:

Efesios 4:4-5 “Un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo.”
1 Corintios 12:13 “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.”

Hay centenares de organizaciones y sectas religiosas, pero hay una sola iglesia.

En cuanto a lla localidad, región o distancia se refiere, la iglesia es UNA. En cuanto a la raza y nacionalidad se refiere, la iglesia es UNA. En cuanto al tiempo se refiere, la iglesia es UNA. Los miembros de la iglesia que viven en estos días son miembros de la misma iglesia a la cual pertenecían los Apóstoles. Es la misma y única iglesia ya sea que los miembros viven hoy o si han muerto en el Señor; ya sea que hayan vivido en los días de los Apóstoles, durante la edad medieval, en la época de la Reforma, o en estos últimos días antes de la venida del Señor

Es la UNICA y la misma iglesia. Por lo tanto, es la iglesia apostólica que debe estar esperando el arrebatamiento cuando venga Jesús.

Es el EVANGELIO APOSTOLICO que fue predicado en todo el libro de los Hechos y que aún DEBE PREDICARSE EN ESTOS DIAS.
TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 5. EL NOMBRE DE JESUS

TEXTO: Hechos, capítulos 3 y 4

A. SEÑALES Y MARAVILLAS:


En Hechos 2:43 se lee que muchas señales y maravillas fueron hechas por los apóstoles. En Hechos 4:30 la iglesia oró para que se hicieran señales y maravillas en el nombre del santo Hijo Jesús. Esto sucedió conforme a lo que dijo Jesús en Marcos 16:17, “Y estas señales seguirán a los que creen.” Sigue siendo la verdad que las señales y maravillas deben seguir a la predi­ cación del Evangelio Apostólico. Nunca debemos seguir las señales; al contrario, las señales deben seguir a nosotros.

Uno de los primeros milagros registrados después de Pente­ costés fue la sanidad del cojo en la Puerta la Hermosa.

B. LA PUERTA HERMOSA:

El cojo era traído todos los días a la puerta del templo que se llamaba la Herimosa. Herodes proporcionó esta puerta, que fue hecha del costoso bronce corintio. La puerta era 24 metros de altura y 20 metros de ancho y se necesitaban 20 hombres para cerrarla.

Esta puerta era un tipo de otra puerta que es mucho más hermosa, una puerta por la que se entra no solo al templo, sino a la presencia de Dios. Esa puerta es Jesucristo.

C. LA HORADE ORACION:

Pedro y Juan subían al templo a la hora de oración. Los Apóstoles perseveraban en oración (Hechos 2:42). Una de las razones que tantos milagros seguían a su ministerio era que ellos perseveraban en oración.

Los judíos guardaban tres horas al día para la oración pública; la hora tercera—a las nueve de la mañana; al mediodía y a la hora novena—a las tres de la tarde.


La hora novena era la hora misma en que Jesús mur¡ó en la cruz. Fue por la muerte de Cristo que la sanidad vino al pobre mendigo.

D. LA SANIDAD DEL COJO:

El mendigo era cojo desde su nacimiento. El entonces tenía por lo menos cuarenta años (Hechos 4:22).

El milagro fue inesperado. El hombre pedía dinero, y cuando los Apóstoles le hablaron, él esperaba recibir una moneda, nada más. Sin embargo, lo que recibió fue la sanidad. Esta fue instantánea y completa, hecha en el nombre de Jesús.

Pedro le tomó por la mano derecha. Sin duda, el mendigo le había estrechado la mano para que Pedro la tomara. Se usan las manos tanto para recibir como para dar. Dios alarga Su mano grande al pecador y éste solo tiene que tender la suya para recibir

El hombre sanado caminó, saltó, entró en el templo y alabó a Dios. No solo fue sanado corporalmente, sino que su alma se regocijaba en el Señor

Pedro tomó al cojo por la mano (versículo 7) y luego el mendigo tuvo asido a Pedro (versículo 11). El ya no necesitaba ayuda pero se sujetaba a los Apóstoles con gozo y amor Igualmente, cuando un pecador acepta a Jesucristo, se asirá al que le trajo el mensaje de liberación.

Ya no más fuera del templo sino dentro, el mendigo se rego­ cijaba en el Señor, atrayendo la atención de la multitud.

E. EL NOMBRE DE JESUS:

El “NOMBRE” se halla treinta y tres veces en el libro de Hechos.

Pedro dijo que “por la fe en su nombre, a éste . . . le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad . . .” (Hechos 3:16). Otra vez, él declara que “no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12). Estas dos declaraciones del Apóstol Pedro demuestran que:

1. Hay sanidad en el NOMBRE de Jesús;
2. Hay salvación en el NOMBRE de Jesús.

Hay muchas, bendiciones asociadas con el nombre de Jesús. El bautismo en agua debe ser administrado en el nombre de Jesús. El Evangelio debe ser predicado en el nombre de Jesús. El perdón de pecados es en el nombre de Jesús. La Palabra nos invita a pedir lo que querramos en el nombre de Jesús. Estamos seguros de Su presencia cuando nos reunimos en Su nombre. El nombre de Jesús es una torre fuerte donde hay seguridad.

F. LOS TESTIGOS DE LA RESURRECCION:

Cuando se reunió una multitud a causa del milagro, Pedro aprovechó de la oportunidad para predicarles el Evangelio Apostólico. El cambio realizado en Pedro era en sí un gran mila­ gro. Poco antes él había rechazado al Señor y no tenía la valentía de decir que era seguidor de Cristo. Ahora los príncipes de Israel se maravillaron de su intrepidez, sabiendo que, en la opinión del mundo, Pedro era un hombre no instruido e ignorante. Ellos se dieron cuenta de que él había estado con Jesús (Hechos 4:13).

Pedro dio mucho énfasis a la resurrección del Señor En los cuatro Evangelios los fariseos se oponían más que otros grupos a Jesús. En Hechos los saduceos se oponían a los cristianos. Ellos no creía.n en la resurrección y se pusieron coléricos cuando Pedro predicó que Jesús había resucitado. Ellos hicieron que Pedro y Juan fueran llevados presos y encarcelados toda la noche. A la mañana siguiente fueron traídos delante del más poderoso entrE! los sacerdotes.

Anás, en la opinión de los judíos, tenía todo el poder del sacerdocio. Caifás era el hijo político de Anás y fue nombrado sumo sacerdote por el gobierno romano. Habían otros gober­ nantes y ancianos presentes. Su pregunta era clara, “¿Con qué potestad, o en qué nombre habéis hecho vosotros esto?”

Pedro no vaciló en predicar la verdad a los gobernantes. Podía hacerlo porque estaba “lleno del Espíritu Santo.”

G. LOS RESULTADOS DEL MILAGRO:

Anotamos unas cuantas cosas que siguieron a la sanidad del cojo.
1. La persecución de la iglesia comenzó con el arresto y el encarcelamiento de Pedro y Juan toda la noche.
2. El número de conversiones aumentaba hasta que habían cinco mil creyentes en Jerusalén (Hechos 4:4). Esta es la última vez que se menciona una cifra numérica.3. Los creyentes se amaban los unos a los otros, compar­ tiendo sus posesiones materiales y ministrando los unos a los otros. Este compartimiento era voluntario, un ejemplo del amor cristiano. Los derechos de posesión no fueron abolidos.

TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 6. TODAS LAS COSAS EN COMUN

TEXTO: Hechos 4:31-37; 51-16

A. BERNABE:


Bernabé es uno de los personajes más nobles de la Biblia. Su nombre quiere decir “hijo de consolación” y este nombre cierta­ mente indica el carácter verdadero de este buen hermano cris­ tiano.

El era levita,, natural de Chipre y aparentemente era rico. En Hechos 11:24, se lee que Bernabé era varón bueno y lleno del Espíritu Santo y de fe. Era el tío de Juan Marcos y hermano de la madre de éste, María. Parece que ella también era rica y fue en la casa de ella que la iglesia se reunía”(Hechos 12:12).

Bernabé fue el que llevó a Pablo a los Apóstoles (Hechos 9:27). Bernabé fue a Tarso para buscar a Pablo cuando se necesitaba un maestro en Antioquía (Hechos 11:25-26). Bernabé acompañó a Pablo en su primer viaje misionero. Bernabé estaba resuelto que se diera a Juan Marcos otra oportunidad de participar en la obra misionera. y por este motivo Bernabé y Pablo se separaron.

Bernabé era un hombre generoso, entregado por completo a la obra de Dios. Amaba al Señor y a los creyentes de tal modo que vendió una heredad y trajo el dinero a los pies de los Apóstoles.

B. LA VIDA COMUNAL:

Es erróneo creer que la vida comunal de la iglesia primitiva estaba en el plan de Dios. Dios no proyectó que los creyentes vivieran comunalmente, por el contrario, el plan de Dios fue que los primeros cireyentes fueran por todas partes evangelizando. Esto no habría sido posible si hubieran practicado la vida comunal. Efectivamente, Dios permitió la persecución de la iglesia para terminar este modo de vivir

¿Por qué entonces compartieron sus posesiones, teniendo todo en común? Tenemos que recordar que millares de personas reunidas en Jerusalén habían recibido el Espíritu Santo. Era como una de las Convenciones Nacionales que tenemos en nuestros días. Era importante atender las necesidades de los creyentes. Era el amor nuevo que motivó a los creyentes en Jerusalén a que vendieran sus posesiones y trajeran el dinero a los Apóstoles para atender las necesidades materiales de todos los creyentes. Era una manifestación del amor cristiano, de la hospitalidad y de la generosidad. Pero en ninguna parte se sugiere que el derecho de posesión fue abolido.

C. ANANIAS Y SAFIRA:

Ananías y su esposa Safira, son ejemplos de muchos cristianos de estos días que desean bendición sin pagar el precio.

Sin duda, la iglesia alabó a Bernabé por su acción de genero­ sidad y dedicación. También, sería evidente cuanto Dios le bendecía.

Ananías y Safira se dieron cuenta de esto, y desearon la misma bendición de Dios y el mismo encomio de la iglesia. Por lo tanto, se pusieron de acuerdo en vender una propiedad, dando solo una parte de la ganancia. Pedro le dijo a Ananías que fue Satanás que puso este pensamiento en sus corazones (Versí­ culo 3). Fue un pecado de hipocrecía.

D. EL PECADO DE MENTIR AL ESPIRITU SANTO:

El juicio no les llegó a Ananías y Safira porque retuvieron una parte del precio. El juicio les llegó porque DIJERON QUE HABIAN TRAIDO TODO cuando en realidad estaban reteniendo una parte. Si hubieran sido honrados, confesando que solo traían una parte del precio no habrían caído muertos. Esto era definiti­ vamente un acto de hipocrecía, y Pedro lo llamó un pecado de mentir al Espíritu Santo (Versículo 3).

Este pecado tenía que ver con la consagración de ellos. Dijeron que traían todo cuando no era así. El mismo pecado se comete en estos días cuando una persona profesa entregarse plenamente al Señor cuando sabe que retiene algo. Una persona nunca debe dedicarse al Señor sin estar dispuesto a pagar el precio y entre­ garse completamente. De otro modo, es el mismo pecado que cometieron Ananías y Safira.

E. EL JUICIO COMIENZA POR LA CASA DE DIOS:

La persecución de la iglesia por el mundo no puede hacerle daño. Cuando el diablo entra, es entonces que la iglesia sufre. La corrupción interna es mucho más peligrosa que la oposición externa. Posiblemente es por esta razón que el Señor trató tan severamente con esta primera evidencia de corrupción interna.

El juicio debe comenzar por la casa de Dios (1 Pedro 4:17). Dios no juzga a los pecadores ahora, pero sí juzga a Su propio pueblo. Este primer acto de juicio enseñó a la iglesia una lección importante que nunca se ha olvidado.

El nombre “Ananías” quiere decir “Dios ha demostrado gracia.” Esta lección enseña que la gracia no es permiso para pecar La gracia de Dios nos enseña que “renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente” (Tito 2:12). Ananías no hizo esto y el resultado fue el juicio.

El juicio nosenseña unas verdades que debemos notar:

1. No hay pecado pequeño; todo pecado será juzgado.
2. Dios odia la hipocresía. El amor verdadero y el sincero espíritu de sacrificio estaban siendo sustituidos por la pretensión hipócrita que Dios odiaba.
3. El pecado en la iglesia es mucho más serio que entre los pecadores.
4. La obediencia fingida es desobediencia. En la vida del rey Saúl, la oibediencia en parte era desobediencia (1 Samuel 15:22).

F. ¿CUALES FUERON LOS RESULTADOS?

Habían tres resultados principales que seguían esta purificación de la iglesia:

1. La pureza de la iglesia fue conservada.
2. Un temor saludable y piadoso vino sobre toda la iglesia. (Versículo 11)3. Los creyentes experimentaban nuevo poder Señales y maravillas fueron hechas, “y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres.” (Versículo 14)
TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 7. LOS DIACONOS

TEXTO: Hechos 6:1-7

A. LOS GRIEGOS:


En Hechos 6:1 se lee la narración del descontento de los griegos que se quejaron de que las viudas griegas eran desaten­ didas.

¿Quiénes eran estos griegos? Es preciso entender claramente quienes eran. En primer término, no eran griegos sino judíos, de sangre judía como los hebreos.

Los judíos griegos eran judíos que vivían en el extranjero y estaban visitando Jerusalén en el tiempo de Pentecostés, o eran judíos que habían vivido en el extranjero pero ahora vivían en Jerusalén. Hablaban griego y la cultura, las costumbres y las ideas griegas influyeron mucho en ellos. Por esta razón, fueron llamados judíos griegos o helenistas. Sin duda los griegos eran más prósperos y gozaban de un modo de vivir más cómodo. Eran más receptivos y menos confinados a la tradición que los judíos palestinos.

Los helenistas serían conscientes de las diferencias de lengua y cultura. Serían muy sensibles a una diferencia presunta de trato por parte de los Apóstoles en la administración de la iglesia. No sabemos si las viudas griegas fueron desatendidas o no; pero cuando algunas irregularidades parecían levantarse, los griegos estaban listos para quejarse.

Posiblemente ésta era la primera vez que un espíritu de naciona­ lismo afectó a la iglesia.

B. EL GOBIERNO DE LA IGLESIA:

REFERENCIA BIBLICA:

1 Corintios 12:28 “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, ... los que administran, los que tienen don de lenguas.”

Aquí leemos, que Dios puso gobiernos en la iglesia. La palabra gobierno” se refiere al poder de reinar, al control organizado que Dios ha puesto en la iglesia para mantener el orden entre los creyentes.

El Señor había puesto ciertos oficios y ministerios en la iglesia para gobernarla (Efesios 4:11). Cuando apareció el problema del descontento de los creyentes griegos, los Apóstoles rápidamente lo resolvieron demostrando gran sabiduría en este acto de gobernar.

C. LOS DIACONOS:

Los doce Apóstoles reunieron a todos los creyentes y les dijeron, “No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las rnesas.” Su obra era la de perseverar en la oración y el ministerio de la Palabra. Los ministros del evangelio deben recordar siempre la sabiduría de los Apóstoles en esta ocasión. La responsabilidad principal del ministro es darse a la oración y al ministerio de la Palabra; no hacer trabajo seglar a menos que sea absolutamente necesario.

Los Apóstoles mandaron que los creyentes buscaran entre ellos mismos a siete hombres de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría. Así lo hicieron y los Apóstoles les impusieron las manos y los ordenaron diáconos.

Los nombres de los siete diáconos eran:

Esteban Felipe Prócoro Nicanor
Timón Parmenas Nicolás

Notemas la manera en que fueron escogidos los siete:

1. Los Apóstoles dieron los requisitos que los hombres debían reunir
2. La iglesia los eligió.
3. Los Apóstoles los nombraron y los ordenaron.

La manera en que esto se hizo contentó a todos. La gente escogió a los hombres, pero los Apóstoles retenían la autoridad y la decisión final claramente en sus propias manos.

También se debe notar que los siete tenían nombres griegos. Es muy probable que todos fueron griegos. ¡Qué manera más grata y maravillosa usaron los Apóstoles para resolver el problema y restaurar la unidad! Si antes los helenistas creían que no podían confiar en los hermanos hebreos, ahora se dieron cuenta de que los hebreos confiaban en los griegos.

D. LOS REQUISITOS DE LOS DIACONOS:

En Hechos 6:3 se leen los requisitos de los diáconos:

1. VARONES - La palabra griega que se emplea aquí es la que específicamente indica el sexo masculino. No se podían escoger a mujeres.
2. DE ENTRE VOSOTROS - Era preciso que los diáconos fueran miembros de la iglesia. Los que no pertenecían a la iglesia no podían participar en el gobierno de la iglesia.
3. DE BUEN TESTIMONIO - Debían ser hombres de buena fama.
4. LLENOS DEL ESPIRITU SANTO.
5. LLENOS DE SABIDURIA - Debían ser hombres de enten­ dimiento.

En 1 Timoteo 3:8-13, se leen más requisitos:

1. Deben ser honestos.
2. Deben ser sin doblez.
3. No deben ser dados a mucho vino.
4. No deben ser codiciosos de ganancias deshonestas.
5. Deben guardar el misterio de la fe con limpia conciencia.
6. Deben ser sometidos a prueba primero.
7. Deben ser irreprensibles.
8. Deben ser maridos de una sola mujer
9. Deben gobernar bien sus hijos y sus casas.

Fácilmente podemos entender la importancia de este oficio al estudiar dichos requisitos.

E. LOS RESULTADOS DE ESTE ACONTECIMIENTO:

En Hechos 6:7 se lee que crecía la Palabra del Señor, el número de los creyentes se multiplicaba y muchos sacerdotes obedecían y fueron salvos.
Este avivarniento tuvo lugar porque se había restaurado la unidad, todos los creyentes estaban contentos y los Apóstoles podían darse a la oración y al ministerio de la Palabra.
Debemos notar también que por lo menos dos diáconos lle­ garon a ser evangelistas de mucha eficacia: Esteban y Felipe. Esto prueba que un hombre puede servir de diácono en la iglesia y a la vez ejercer el oficio de ministro de la Palabra. Aunque el oficio de diácono era principalmente el de ayudar en las cosas materiales, ésto no impedía que también ministraran en lo espiritual.
TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 8. LA IGLESIA PERSEGUIDA

A. PROFECIA DE LA PERSECUCION:

REFERENCIAS BIBLICAS:

Marcos 10:30 “Que no reciba ... con persecuciones.”
Lucas 21:12 “Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán . . .”
Juan 15:20 “El siervo no es mayor que su señor Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán.”

Jesús había advertido a sus discípulos que podrían esperar la persecución. Esta persecución comenzó con el arresto de Pedro y Juan después que fue sanado el cojo a la Puerta Hermosa. Durante once años la iglesia en Jerusalén sufrió persecución en cinco ocasiones.

1. Por los saduceos, ancianos, hombres principales y escribas. (Hechos 4)
2. Por los saduceos, a causa de la predicación de la resurrección. (Hechos 5)
3. Prueba y martirio de Esteban. (Hechos 6)
4. La persecución intensa por Saulo. (Hechos 8:1-3)
5. La persecución fomentada por Herodes. (Hechos 12:1-25)

El Señor permitió estas persecuciones y sin duda, cumplieron un propósito definido en el crecimiento de la iglesia. Las perse­ cuciones fueron unos de los medios que Dios utilizó en esparcir la iglesia para que se predicara en todas partes el mensaje del evangelio. Por medio de las persecuciones la iglesia se mantenía fuerte, y se desarrolló una fe fuerte mientras los creyentes oraban, viendo las manifestaciones del poder de Dios para librarles.

B. LAS PERSECUCIONES AL PRINCIPIO:

La primera persecución fue dirigida contra Pedro y Juan des­ pués de la sanidad milagrosa del cojo. Los Apóstoles fueron encarcelados de la noche a la mañana. Cuando fueron traídos al concilio, Pedro les predicó un sermón maravilloso. En lugar de ser el acusado, llegó a ser el acusador. El concilio les amenazó y les despidió.

La segunda persecución fue dirigida contra todos los Apóstoles (Hechos 5:17-42). Los jefes religiosos se pusieron indignados y llevaron presos a todos los Apóstoles y los encarcelaron. Un ángel del Señor los libertó. A la mañana siguiente, cuando el concilio estaba reunido para el juicio, no encontraron a los Apóstoles. En ese mismo momento, los Apóstoles estaban en el templo predicando las Palabras de Vida.

En la narración de esta persecución, el estudiante debe notar las palabras de Pedro (versículos 29 y 32): “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres,” y “... también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.” Por esta última declaración se entiende claramente que la obediencia es nece­ saria para recibir el Espíritu Santo.

También se (Jebe notar la sabiduría de Gamaliel (el maestro de Pablo). Al oir predicar a Pedro, los miembros del concilio fueron profundamente convencidos de pecado y comenzaron a hacer planes para matar a los Apóstoles. No obstante, Gamaliel les aconsejó espléndidamente: “Apartaos de estos hombres, y dejad­ los; porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá; mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios.”

C. LA PERSECUCION POR EL REY HERODES: (Hechos 12:1-25)

La quinta persecución fue dirigida a la iglesia por el rey Herodes. Este Herodes se llamaba Herodes Agripa 1, nieto de Herodes el Magno quien era el rey cuando nació Jesús. Herodes había ganado la buena voluntad de los judíos porque guardaba las costumbres hebreas.

Para ganar más favor con los judíos, Herodes había ordenado la muerte de Jacobo, el hermano de Juan. Le hizo cortar la cabeza, una muerte semejante a la que sufrió Juan el Bautista. Se debe notar que de los Apóstoles, uno de estos hermanos fue el primero que murió por la persecución y el otro, Juan, fue el último en morir.

Herodes, al darse cuenta de que estos asesinatos agradaban a los judíos, mandó arrestar a Pedro, pensando matarle. Sin embargo, no quería hacerlo hasta después de la fiesta de Pascua. La iglesia se puso a orar sinceramente y Dios libró a Pedro la noche antes de la planeada ejecución. Aunque Pedro había de morir al día siguiente, no estaba inquieto ni despierto toda la noche. El dormía. Herodes había tomado estrictas medidas para que Pedro no escapara. Pedro estaba atado por dos cadenas y cuatro soldados (dos a su lado y dos a la puerta) le custodiaban. A pesar de esto, un ángel del Señor libró a Pedro.

Pedro fue a la casa donde la iglesia oraba, la casa de María, la madre de Juan Marcos. Aunque la iglesia estaba orando era difícil creer que sus oraciones recibieron contestación. ¡Era tan mila­ g roso!

¿Por qué rescató Dios a Pedro y permitió que muriera Jacobo? No lo sabemos y nunca debemos dudar de la voluntad de Dios en sucesos parecidos.

Finalmente, debemos notar la muerte horrible de Herodes. Lo que él estaba deseando, el aplauso del público, le trajo juicio y muerte. Cuando el público gritó “Voz de Dios, y no de hombre” Herodes no dio la gloria a Dios y murió comido por los gusanos. La historia relata que Herodes inmediatamente fue sobrecogido de violentos dolores internos y demoró cinco días en agonía hasta que finalmente murió.

D. LA LIBERACION DE PEDRO:

La historia de la liberación de Pedro es un ejemplo maravilloso de lo que hace Dios cuando rescata a un pecador del pecado. Este pasaje de la Escritura es un texto maravilloso para un sermón evangélico.

1. El estado del pecador se describe en el estado de Pedro; encarcelado y encadenado.
2. Una luz resplandeció.
3. Pedro fue tocado en el costado, cerca del corazón - un ejemplo del convencimiento del pecado.
4. Se le dijo que se levantara - el primer paso.
5. Luego las cadenas se le cayeron.
6. El ángel dijo a Pedro:
a. Cíñete,
b. Atate las sandalias,
c. Envuélvete en tu manto,
d. Sígueme.

7. La puerta se les abrió por sí misma.
8. Finalmente Pedro podía decir, “AHORA ENTIENDO.”

E. LA ULTIMA CRONICA DEL MINISTERIO DE PEDRO:

En Hechos 12:17 se lee, “Y salió, y se fue a otro lugaC Aparte de una mención breve de Pedro cuando se presentó y habló al primer concilio de la iglesia (Hechos 15), dicho versículo com­ pleta la crónica del ministerio de Pedro. Se fue a otro lugar, pero nadie sabe a donde.
Pedro había utilizado las llaves para abrir la puerta del Reino. Esto es todo lo que necesitamos saber del ministerio de Pedro.

TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 9. EL PRIMER MARTIR DE LA IGLESIA

TEXTO: Hechos 6:8-15; 7:1-60; 8:1-2

A. ESTEBAN, EL PRIMER MARTIR DE LA IGLESIA:


Esteban era un judío griego. Era uno de los primeros siete diáconos.

La Biblia dice que Esteban estaba lleno de gracia y de poder (Hechos 6:8). Dios le había dado el ministerio de predicar la Palabra, y la predicó con tanta unción que nadie resistió la sabiduría y el espíritu por los cuales él hablaba. Grandes mara­ villas y milagros siguieron su ministerio.

Su nombre quiere decir “corona.” Ciertamente Esteban tenía un nombre apropiado porque él fue el primero que llevó la corona de mártir

B. LA SINAGOGA EN JERUSALEN:

Los judíos helenistas que habían regresado a Jerusalén habían establecido por lo menos cinco sinagogas en esa ciudad. Estas sinagogas fueron nombradas según los lugares de los cuales los judíos habían regresado. La sinagoga de los libertos era una excepción. Los judíos que se reunían en esta sinagoga eran judíos que habían sido llevados presos por los generales roma­ nos, esclavizados y después libertados y luego volvieron a su país.

Ya que Esteban era griego, era justo que él llevara el Evangelio a los griegos. Aunque estos judíos habían viajado por todas partes y eran posiblemente hombres cultos, no podían refutar a Esteban, porque éste predicó con tanta sabiduría y poder Por eso se enojaron, y decidieron asesinar a este predicador lleno del Espíritu Santo.

Por esto sobornaron a unos hombres (pagaron a algunos para que dieran falso testimonio) quienes acusaron a Esteban de hablar palabras blasfemas contra Dios y Moisés (Hechos 6:11).

C. EL SANEDRIN:

Esteban fue llevado al concilio (Hechos 6:12), es decir, el Sanedrín. Este era el concilio supremo del pueblo judío. Tuvo su origen con los setenta ancianos que Moisés escogió para que le ayudaran a gobernar Israel. En la época a que nos referimos, habían 71 miembros-setenta miembros más el presidente.

D. LA ACUSACION CONTRA ESTEBAN:

La acusación de los testigos falsos contra Esteban era doble:

1. Esteban hablaba contra el templo.
2. Esteban cambiaba la ley de Moisés.

También dijeron que Esteban era blasfemo.

E. EL SERMON DE ESTEBAN:

El sermón de Esteban no es una justificación; tampoco pierde tiempo en tratar de defenderse. Este sermón es el más largo registrado en el libro de los Hechos.

Comienza el sermón con un saludo sencillo: “Varones her­ manos, y padres, oíd,” e inmediatamente comienza una acu­ sación de los jefes mismos de los judíos. El se convierte en su juez que les pironuncia sentencia.

En su sermón, Esteban habla detalladamente de la historia de Israel. Prueba que siempre rechazaban la gracia de Dios y no obedecían la ley de Dios. Hace mención de Abraham para probar que la bendición de Dios le llegó solamente a causa del principio de fe. Da ejemplos de su odio persistente de todo lo que es bueno. Les recuerda que vendieron a José como esclavo a Egipto por envidia. Habían rechazado a Moisés.

En el fin de su sermón, Esteban demuestra que la historia de Israel prefiguró a Cristo y el rechazamiento de El por los judíos.

Esteban acusa al Sanedrín de ser traidores contra Dios. Les reprende, diciendo que son incircuncisos de corazón y de oídos. Les acusa de resistir al Espíritu Santo y de ser los asesinos de Jesús.

F. ESTEBAN ES APEDREADO:

Mientras los miembros del concilio escuchaban a Esteban, fueron profundamente convencidos del pecado. Se enfurecieron tanto que sus dientes crujían. Arremetieron contra él, le echaron de la ciudad y le apedrearon.

El Sanedrín no tenía poder de pronunciar sentencia de muerte contra nadie, pero ellos ignoraron esto debido a su ira y odio.

Entre los miembros del concilio estaba Saulo de Tarso. Sin duda, Saulo era uno de los hombres principales que fue adelante para matar a Esteban. El consintió en la muerte de Esteban (Hechos 81). Por esta declaración sabemos que aprobó y estaba complacido con la muerte de Esteban. También guardó la ropa de los que se la quitaron para echar piedras.

G. LA VISION DE ESTEBAN:

Algunos tratan de probar la tradición trinitaria refiriéndose a la visión que Esteban vio antes de morir No obstante, esta es prueba de la Unidad de la Deidad.

Esteban invocaba a Dios, diciendo “Señor Jesús, recibe mi espíritu.” Por lo tanto, cuando Esteban vio a Dios, él sabía que El era Jesucristo.

El término “a la diestra de Dios” simplemente indica la posición de poder y de gloria. Hay muchos pasajes bíblicos que hace destacar esto claramente.

Marcos 14:62 “Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.”

En muchos de los pasajes bíblicos donde se lee que Jesús está en la posición de poder y de gloria, se lee que el Señor está sentado. Sin embargo, en Hechos 7:56, en la traducción inglesa “King James” se lee que Jesús está “de pie.” ¿Es posible que se levantara Jesús para dar la bienvenida al primer mártir? ¿0 se levantó a causa del gran interés que El tenía por la escena de la muerte del primer mártir? Ciertamente es un asunto que merece la más profunda meditación.

H. LA SEMEJANZA ENTRE EL CALVARIO Y LA MUERTE DE ESTEBAN:

Consideremos brevemente unos puntos de semejanza entre el martirio de Esteban y la crucifixión de nuestro Señor

1. En ambos casos la gente estaba incitada.
2. Esteban fue echado de la ciudad; Jesús fue llevado de la ciudad para ser crucificado.
3. Los dos oraron por sus asesinos.
4. Los dos se, entregaron a Dios.
5. Ambos clamaron a gran voz. En ambos casos fueron gritos de victoria..

I. DOS VERDADES FINALES:

Finalmente, hay dos cosas que deben atraer la atención del estudiante:

1. La manera de la muerte de Esteban; “durmió” (versículo 60) nos indica una muerte tranquila y apacible. ¡Qué cosa bien­ aventurada es dormir en los brazos del Señor!2. El efecto de la muerte de Esteban en Saulo: Después de esto, Saulo de Tarso nunca fue el mismo. Aunque hizo lo posible para ignorar el convencimiento de su culpa por perseguira la iglesia, estamos seguros que durante toda su vida recordó esta escena y muchas veces le animó y le dio fuerza.
TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
VINCENT REYNOLDS

Lección 10. EL AVIVAMIENTO EN SAMARIA

TEXTO: Hechos, capítulo 8

A. FELIPE:


Felipe era uno de los siete primeros diáconos. Este no era el Apóstol Felipe. Era un Felipe distinto, que al parecer, vivía en Cesarea (Hechos 21:8-9). Por lo tanto, sería un judío griego. Más adelante leemos que tenía cuatro hijas que profetizaban.

Aunque Felipe fue ordenado diácono, llegó a ser un poderoso ministro del Evangelio. Un avivamiento siguió su ministerio en Samaria y Dios lo confirmó con señales y milagros.

Podemos ver hasta que extremo este hombre se entregó a la voluntad de Dios cuando dejó el avivamiento en Samaria y viajó al desierto para predicar a un solo hombre. Esto debe ser un ejemplo para nosotros.

B. SAMARIA:

En Hechos 8:1 se lee que la gran persecución en Jerusalén esparció la iglesia por todas las regiones de Judea y Samaria. No obstante los Apóstoles se quedaron en Jerusalén.

Judea y Samaria estaban incluidas en la Comisión. Era la voluntad de Dios que ambas provincias recibieran el Evangelio después de Jerusalén.

Los samaritanos eran una raza mixta. Tenían sangre judía y sangre gentil. Por esta razón el evangelio tenía que ser predicado a ellos antes que a los gentiles.

Samaria quedaba en el centro de Palestina, al sur de Galilea y al norte de Judea. Una vez, cuando Jesús iba de Judea a Galilea, pasó por el país de los samaritanos. Se detuvo a descansar cerca de Sicar, no muy lejos de la ciudad de Samaria. A causa de Su ministerio a la mujer cerca del pozo, mucha gente aceptó a Jesús como el Cristo. Esto habría abierto el camino en los corazones de la gente por el mensaje del Evangelio.

C. EL MENSAJE DE FELIPE:

En Hechos 8:4 leemos que los creyentes fueron por todas partes preclicando la Palabra. Por tanto, Felipe predicó la Palabra en Samaria.

¿Qué predicó?

1. Les predicaba a Cristo. (versículo 5)
2. Anunciaba el Evangelio del reino de Dios. (versículo 12)
3. Predicaba el nombre de Jesucristo. (versículo 12)

Esto prueba que cuando predicamos la Palabra, debemos predicar a Cristo, el Reino de Dios y el nombre de Jesús. También prueba la cercana conexión entre el Reino de Dios y el nombre de Jesús.

D. LOS RESULTADOS DEL AVIVAMIENTO EN SAMARIA:

Habían rfesultados definidos que siguieron a la predicación de la Palabra Em Samaria:

1. La gente unánime escuchaba atentamente. (versículo 6)
2. Habían milagros que se oían. (versículo 6)
3. Habían milagros que se veían. (versículo 6)
4. Había gran gozo en la ciudad. (versículo 8)
5. Se bautizaban hombres y mujeres. (versículo 12)
6. Se bautizaban en el nombre del Señor Jesús. (versículo 16)
7. Recibían el Espíritu Santo cuando los Apóstoles les impo­ nían las manos. (versículo 17)

He aquí tres preguntas que debemos contestar:

1. ¿En Qué Manera Fueron Salvos Los Samaritanos?

a. Escucharon el Evangelio. (versículo 6)
b. Creyeron en el Evangelio. (versículo 12)
c. Se bautizaron en el nombre del Señor Jesús. (versículo 16)
d. Recibieron el Espíritu Santo. (versículo 17)

2. ¿Por qué Vinieron Los Apóstoles De Jerusalén?

a. A Pedro le fue dado las llaves del Reino. Ya que los samaritanos eran en parte de origen gentil, era necesario que Pedro abriera la puerta del Reino a ellos.


b. Si los Apóstoles no hubieran venido, los samaritanos habrían podido pensar que ellos eran separados de la iglesia en Jerusalén. Recibir el Espíritu Santo bajo el ministerio de los Apóstoles les demostró que eran parte de la misma iglesia a la cual pertenecían los creyentes de Jerusalén.

3. ¿Por qué No Tenían Que Esperar?.

El Espíritu Santo fue derramado en el Día de Pentecostés. Pero ahora que el Consolador ha venido, ya no hay necesidad de esperar Un hombre solo tiene que arrepentirse, bautizarse, creer y recibir

E. SIMON EL MAGO:

Antes de que Felipe viniera a predicar el Evangelio, la persona que más llamaba la atención de los samaritanos era un mago llamado Simón. Había engañado a la gente, haciéndoles creer que con sus artes mágicas demostraba el poder de Dios. Fue impresionado por los milagros que tuvieron lugar y se presentó para el bautismo.

Al ver que la gente recibía el Espíritu Santo, trató de comprar el don de imposición de manos. Pedro le amonestó severamente, diciéndole que su corazón no estaba recto a la vista de Dios y que estaba en hiel de amargura y prisión de maldad.

No sabemos con certidumbre si Simón fue salvo o no. Cierta­ mente la manera en que recibió la amonestación y pidió ayuda (versículo 24) nos hace creer que fue perdonado.

Aquí vemos la obra del don de discernimiento. Este don es tan importante como cualquiera de los otros ocho dones espirituales. Debemos desear ver este don en funcionamiento tanto como los otros.

F. EL EUNUCO ETIOPE:

Un ángel del Señor dijo a Felipe que dejara el avivamiento en Samaria y fuera al sur hacia Gaza, el cual es desierto. Esto era una distancia de 128 Kms. Jerusalén estaba 48 Kms. más cerca.

¿Por qué no mandó el Señor a uno de los Apóstoles? El eunuco volvía de Jerusalén. ¿Por qué no oyó el Evangelio en Jerusalén? No tenemos las respuestas a estas preguntas. Empero, se demuestra la importancia de obedecer detalladamente lo que Dios manda sin hacer preguntas. Esto es lo que Felipe hizo de muy buena gana. Más aún corrió y se acercó al carro del eunuco cuando el Espíritu le habló.

Una de las cosas maravillosas de esta historia es la selección del momento oportuno. Felipe y el eunuco se encontraron en el cruce de dos caminos. Sin duda, Felipe había viajado a pie mien­ tras el eunuco viajaba en su carro. Felipe tuvo que viajar unos 128 Kms., mientras el eunuco tuvo que ir unos 80 Kms. Si Felipe hubiera llegado unos pocos minutos antes o después no se habría efectuado esta conversión.

El eunuco era el tesorero de la reina Candace, reina de los etíopes. El era un alto funcionario del gobierno.

Aunque el etíope era gentil, no creemos que esta fue la ocasión en que el Evangelio se dio a los gentiles, porque el etíope era prosélito a la religión judía. Había ido a Jerusalén para adorar y ahora volvía tan vacío y necesitado espiritualmente como antes. Porque era un funcionario importante del gobierno, sin duda los príncipes y oficiales le habían hospedado en Jerusalén. Aunque volvía vacío espiritualmente y aún no era salvo, había obtenido una cosa en,Jerusalén, un rollo que contenía la profecía de lsaías. No regresaba con las manos vacías porque volvía con la Palabra de Dios.

El eunuco leía el capítulo 53 de lsaías. Felipe no necesitaba mejor texto que éste y predicó a Jesús. El eunuco dijo, “Aquí hay aqua; ¿qué impide que yo sea bautizado?” Felipe respondió, “Si crees de todo corazón, bien puedes.” Aquí se entiende que si no hubiera tenlido fe en Jesús, habría sido algo que impedía el bautismo.

El eunuco fue bautizado y siguió gozoso su camino. La historia nos dice que él estableció una iglesia en Etiopía. Así vemos que por la obediencia de un hombre, una nación recibió el testimonio del Evangelio.

G. ¿HABLARON EN LENGUAS LOS SAMARITANOS?

En todos los casos excepto uno, cuando se lee que las personas recibían el Espíritu Santo, también se lee que hablaron en lenguas. La única excepción es el avivamiento en Samaria.
Empero, es muy evidente que Simón el mago vio o escuchó algo que le causaba el deseo de comprar el don. Los samaritanos ya habían sido bautizados en agua; ya habían tenido una demos­ tración de gozo. Había algo más que ocurrió cuando recibieron el Espíritu Santo. ¿Qué era? Puede haber una sola respuesta. Ellos hablaron en lenguas.
TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 11. LA CONVERSION DE SAULO

TEXTO: Hechos 9:1-31; 22:1-21

A. SAULO DE TARSO:

Saulo era natural de Tarso en Asia Menor Tarso era la ciudad principal de la provincia de Cilicia, ubicada a unos dieciséis kms. del mar y era la capital provincial durante la época romana. Cilicia era conocida por la fabricación de tela de pelo de cabra.

Aunque Saulo era un judío griego, era un fariseo estricto. El padre de Saulo era un ciudadano romano, y por lo tanto, Saulo nació ciudadano de Roma. Sin duda, asistió a la sinagoga y las academias locales. Tarso tenía fama de tener buenas academias, de modo que Saulo recibió una excelente instrucción. Después de estudiar todo lo que se ofrecía en Tarso, fue a Jerusalén para estudiar con los rabinos. Saulo estudió con Gamaliel, fariseo y doctor célebre de la ley.

Es muy probable que a Saulo le pusieran ese nombre para honrar al rey, Saúl, el primer rey de Israel. De la misma manera que el rey Saúl sobrepasaba de hombros arriba a cualquiera del pueblo físicamente, así Saulo de Tarso sobrepasaba a cualquiera del pueblo rrioral, intelectual y religiosamente. Podía jactarse de ser sin culpa con respecto a la justicia de la ley, pero esto no le salvó.

En Hechos 13:9, su nombre es cambiado a Pablo. El nombre Pablo quiere decir “pequeño.”

En Jerusalén se oponía rígidamente a la iglesia y llegó a ser uno de los jefes en la persecución contra los cristianos.

B. LA CONVERSION DE SAULO:

Saulo fue al sumo sacerdote para obtener permiso de ir a Damasco, al norte, para arrestar a los cristianos que se hallaban allí y llevarles de regreso a Jerusalén para examinarles ante el concilio.

Por las palabras del Señor, “Dura cosa te es dar coces contra el aguijón,” (Hechos 9:5) es evidente que Saulo sufría convenci­ miento de culpa en su alma. Procuraba acallar su conciencia aumentando la intensidad de la persecución.

Una luz, más brillante que el resplandor del sol de mediodía, le rodeó. Cayó a la tierra. Sabía que Dios había cruzado su camino. Ciego, sin poder ayudarse a sí mismo, estaba tendido en la tierra, pidiendo ayuda a ese mismo Jesús a quien había perseguido.

La pregunta del Señor a Saulo, “¿Por qué me persigues7’ nos enseña que lo que hacemos para con los creyentes, lo hacemos para con Jesús. Perseguir a los creyentes era perseguir a Jesús. Esto es cierto porque la iglesia es el cuerpo místico de Cristo.

Saulo dijo, “¿Qué quieres que haga?” El Señor le dijo que fuera a la ciudad donde alguien le diría lo que debía hacer Debemos notar que Jesús no le dijo cómo ser salvo, sino que le mandó a un predicador Esto nos enseña que Dios siempre utiliza a hombres y mujeres para llevar el mensaje del Evangelio.

La conversión de Saulo fue entera. Llegó a ser una nueva criatura en Cristo Jesús. Todas las cosas que antes había contado como ganancia, ahora las contaba como pérdida a causa de Jesús. Saulo, el perseguidor, llegó a ser Pablo, el perseguido. Su boca se llenó de bendiciones en lugar de blasfemias. Su corazón se llenó de valentía en lugar de maldiciones.

La conversión de Saulo demuestra como un hombre puede estar terriblemente equivocado y aún así creer que él está abso­ lutamente correcto. Nos enseña también que ningún caso es irreparable.

C. LA REVELACION DE JESUCRISTO A SAULO:

No hay mejor prueba de la Deidad de Jesús que la conver­ sación que tuvo lugar entre Jesucristo y Saulo en su conversión.

Hechos 9:4-5 “Y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.”

Saulo reconoció al Jehová del Antiguo Testamento y sabía que era Jehová quien se le apareció. En realidad, Saulo preguntó, ¿Quién eres, Jehová?”

Esta revelación de Jesús a Saulo cambió por completo a este perseguidor ardiente, que unos momentos antes respiraba amenazas.

Los pronombres personales “TU” y “YO” son muy significati­ vos. La relación del hombre a Dios siempre es un asunto per­ sonal.

D. ¿COMO FUE SALVO SAULO?

Jesús no le dijo a Saulo cómo ser salvo, sino le dijo que fuera a la ciudad donde se le diría que debía hacer

¡Qué cambio ahora tuvo lugar en este orgulloso y ardiente perseguidor de la iglesia! Durante tres días estuvo sin vista, sin comida y sin agua. Figurativamente hablando, este hombre que había arado surcos torcidos ahora se encontraba en la calle que se llamaba “Derecha.” Estaba en la casa de Judas. El nombre “Judas” quiere decir “Alabanza.” Jesús le dijo a un discípulo llamado Ananías que fuera a Saulo. “Ananías” quiere decir “El Señor ha rriostrado gracia.” Jesús le dijo a Ananías “he aquí él ora.” ¡Qué diferencia! Ahora encontramos a Saulo ciego, humi­ llado, ayunando, orando, alabando y a punto de encontrar la gracia de Dios. Pablo llegó a ser gran predicador de la gracia de Dios.

Saulo fue bautizado en el nombre de Jesús y recibió el don del Espíritu Santo. ¿Cómo lo sabemos? He aquí los versículos que lo declaran:

Hechos 22:16 “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Leván­ tate y bautízate y lava tus pecados, invocando su nombre.”
1 Corintios 14:18 “Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros.”
Hechos 9: 17 “... me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.”

E. UN INSTRUMENTO ESCOGIDO:

¿Qué cosa le hizo a Saulo un gran misionero? ¿Qué es lo que vio el Señor en este hombre para que fuera el instrumento esco­ gido que llevara el nom bre de Jesús a los reyes? (Hechos 9:15)

Era su dedicación completa a la obra de Dios; su entrega absoluta a la voluntad de Dios. Sirvió a Jesús con el mismo celo ardiente con el cual antes le había perseguido.

F. LA PREPARACION PARA EL MINISTERIO:

Aunque Pablo había estudiado con Gamaliel y había sido convertido de una manera extraordinaria, fue después de doce años que Pablo se dedicó completamente al ministerio.

Una persona podría creer, según Hechos 9:20, que Pablo comenzó inmediatamente en el ministerio. Empero, entre los sucesos de Hechos 9:19 y Hechos 9:20 pasaron tres años. Des­ pués de su conversión, él fue a Arabia (Gálatas 1:17) para orar y meditar Luego volvió a Damasco donde comenzó a predicar como se lee en Hechos 9:20. Después de escaparse de esa ciudad en una canasta cuando su vida fue amenazada, él regresó a Jerusalén donde Bernabé intercedió por él y le presentó a los Apóstoles. Según Hechos 9:30, los hermanos le llevaron a Cesa­ rea y le enviaron a su casa en Tarso. El permaneció allí durante ocho o nueve años y aún estaba allí cuando Bernabé le encontró y le trajo a Antioquía para que enseñara en la iglesia (Hechos 11:25-26).

De Antioquía, Pablo y Bernabé volvieron a Jerusalén para asistir al primer concilio de la iglesia según Hechos 15. Pablo nos dice en Gálatas 2:1 que esto ocurrió catorce años después de partir de Jerusalén. Por eso, desde el tiempo de su conversión hasta el tiempo en que fue a Antioquía para dedicarse por com­ pleto al ministerio pasaron doce años.

G. UN BOSQUEJO DE TRES CONVERSIONES:

Se puede hacer un estudio bíblico muy provechoso a base de las conversiones de estos tres hombres:

Hechos 8 - El eunuco etíope
Hechos 9 - Saulo de Tarso
Hechos 10 - Cornelio.

1. Los tres eran hombres rectos y morales, pero no salvos. Los tres tuvieron mensajeros especiales enviados a ellos.

2. Ellos representaban la raza humana entera:
Un negro
Un judío
Un gentil
Eran descendientes de Cam, Sem y Jafet.

3. Eran de las clases más difíciles de evangelizar:

Un político
Un teólogo
Un soldado

4. Este estudio bíblico puede desarrollarse en una manera bastante amplia:

leyeron la Palabra
vieron a Jesús
vieron visiones angélicas, etc.
TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 12. LA CONVERSION DE LOS GENTILES

TEXTO: Hechos, capítulos 10 y 11

A. EL EVANGELIO HASTA LO ULTIMO DE LA TIERRA:

En la comisión, Jesús había dicho que Sus discípulos serían testigos hasta lo último de la tierra. Esto incluía a los gentiles.

El Señor había dado a Pedro las llaves del reino (Mateo 16). El Día de Pentecostés, él abrió la puerta del reino a los judíos. Bajo su ministerio, los samaritanos recibieron el Espíritu Santo. En Hechos 10 se lee que Pedro llevó el Evangelio a los gentiles. Así utilizó las llaves de nuevo para abrir la puerta del Reino.

B. ¿QUIEN ERA CORNELIO?

Cornelio era un centurión romano, es decir, un oficial del ejército romano que mandaba a una compañía de cien hombres. Era gentil, pero un prosélito a la religión judía. Era piadoso, temía a Dios y daba muchas limosnas. Era también un hombre de oración.

Cornelio estaba con sus soldados en Cesarea, un puerto cons­ truido por Herodes el Grande. Era el cuartel general de la auto­ ridad romana en Palestina.

Aunque Cornelio era un hombre de buenas obras, no fue salvo. Sus obras buenas no le salvaron. Sus oraciones y buenas obras subieron a Dios como un memorial, pero no le salvaron.

A las tres de la tarde, Cornelio tuvo una visión. El estaba orando porque ésta era la hora de oración. En la.visión, el Señor le envió un ángel que le dijo donde podía encontrar al hombre que le diría cómo ser salvo.

Esta es una clara evidencia que los ángeles no predican el Evangelio en esta dispensación. Los ángeles no han experimen­ tado el gozo del perdón de pecados. No han sido bautizados en el nombre de Jesús, ni llenos del Espíritu Santo. Se requieren hombres llenos del Espíritu Santo para predicar el Evangelio. En este caso, el hombre era Pedro, que estaba en Jope.

C. LA VISION DE PEDRO:

Pedro estaba alojado en la casa de Simón el curtidor en la ciudad de Jope, un puerto a unos 48 Kms. al sur de Cesarea.

El día después que Cornelio vio la visión, Pedro estaba orando en la azotea de la casa de Simón. Era mediodía y Pedro tenía hambre. Mientras esperaba algo que comer, le sobrevino un éxtasis. Vio descender de los cielos un gran lienzo lleno de animales ritualmente inmundos. Una voz le dijo, “Levántate, Pedro, matay come.” Pedro reconoció que el mando vino del Señor, pero no reconoció el derecho del Señor de mandarle hacer lo que fue prohibido por la ley de Moisés.

Pedro dijo, “Señor, no.” “Señor” y “no” son palabras contra­ dictorias. Si Jesús es Señor, no se le puede decir “No” y si se le dice “No” El no puede ser Señor.

Pedro dijo “ninguna cosa común o inmunda he comido jamás.” El Señor le respondió, “Lo que Dios limpió, no lo llames tú común.” Esto ocurrió TRES veces. Pedro había negado al Señor tres veces. Jesús le preguntó tres veces sobre el amor que Pedro le tenía (Juan 21) y ahora esta lección es repetida tres veces. Al principio Pedro no entendió el significado de la visión, pero después se dio cuenta de lo que Dios le estaba diciendo (Hechos 10:28).

D. LA AUDIENCIA DE PEDRO:

Mientras Pedro pensaba en la visión, el Espíritu Santo le dijo que tres hombres le buscaban y que él les acompañara sin dudar.

A la mañana siguiente, Pedro, acompañado de seis hermanos, salió para Cesarea con los tres hombres (Hechos 11:12). Así, un grupo de diez hombres hicieron el viaje de 48 Kms. a Cesarea.

Después de llegar a Cesarea la mañana siguiente, Pedro fue a la casa de Cornelio. La casa estaba llena de gentiles porque Cornelio había invitado a sus parientes y amigos.

Cuando Pedro entró en la casa, el centurión se postró y le adoró. Adorar a un ser humano es idolatría y Pedro no lo permitió. ‘Ievántate,” le dijo, “Yo mismo también soy hombre.”

Pedro encontró una muchedumbre reunida la cual era la audiencia preparada por Dios para oir el Evangelio. Cornelio era sincero y llenó la casa de invitados listos para escuchar la Palabra de Dios. ¡Qué emoción dirigir la palabra a un grupo como este!

E. EL SERMON DE PEDRO:

El sermón de Pedro fue sencillo pero comprensivo. Da un bosquejo breve del ministerio del Señor desde Su bautismo por Juan hasta la crucifixión y resurrección. Les dijo que quien creyere en Jesús recibiría por Su nombre el perdón de pecados.

El Espíritu Santo interrumpió el sermón. Pedro nunca lo ter­ minó. En la mitad del sermón, el Espíritu Santo cayó sobre TODOS los que oyeron la Palabra.

F. ¿COMO FUERON SALVOS LOS GENTILES?

Los siete judíos presentes estaban asombrados de que los gentiles recibieron el Espíritu Santo. Les oían hablar en lenguas y magnificar a Dios (versículo 46). Pedro luego les mandó que sean bautizados en agua en el nombre del Señor

Debemos notar el orden de lo que tuvo lugar aquí:

1. Fe,
2. Espíritu Santo,
3. Bautismo en agua en el nombre de Jesús.
La FE que trajo la salvación a los gentiles fue la FE A LA OBEDIENCIA.
TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 13. EL NACIMIENTO DE LAS MISIONES

TEXTO: Hechos 13:1-4

A. ANTIOQUIA:

Antioquia, en Siria, fue fundada en el año 300 A.C. Estaba situada a orillas del río Orontes a 24 Kms. del mar. A la desem­bocadura del río estaba el puerto de Seleucia.

Muchos judíos se habían establecido en Antioquia y se les permitió tener los mismos privilegios políticos que tenían los griegos.

Cuando la persecución en Jerusalén comenzó, muchos cre­yentes se refugiaron en Antioquia. Inmediatamente ellos se pusieron a predicar el Evangelio. Al principio predicaron en las sinagogas y solo a los judíos, pero más tarde predicaron a los gentiles. En Aritioquía fue fundada la primera iglesia gentil y aquí por primera vez los creyentes fueron llamados “cristianos.” (Hechos 11:26)

“Cristiano” quiere decir “como Cristo” el cual se deriva de la palabra griega “Christos” que es igual a la palabra hebrea “Mesías,” que quiere decir “El Ungido.”

La nueva iglesia en Antioquia era la hija de la madre-iglesia en Jerusalén, pero creció rápidamente hasta que sobrepasó a la iglesia de Jerusalén en visión y fortaleza y llegó a ser una madre­ iglesia por su propio derecho.

B. LO QUE PRODUJO EL MOVIMIENTO MISIONERO:

Cuando las noticias de lo que sucedía en Antioquia llegaron a Jerusalén, había mucha inquietud porque los creyentes de Jeru­salén eran judíos escrupulosos. Estos enviaron a Bernabé para que investigara la situación. Esto demostraba la gran confianza que la Iglesia tenía en Bernabé.

Sin duda, Bernabé fue uno de los grandes personajes del Nuevo Testamento. Era un hombre bueno, lleno del Espíritu Santo y de fe. (Hechos 11:24) Bernabé fue impresionado por lo que vio en Antioquia y en vez de volver con quejas a Jerusalén, se quedó en Antioquia para dirigir la obra.

La iglesia en Antioquia era una iglesia nueva que necesitaba aprender mucho. Bernabé pudo haber intentado enseñar él mismo, pero siendo un hombre humilde y dedicado, se propuso buscar el mejor maestro posible. Se acordó de Saulo de Tarso a quien conoció varios años antes. Por eso, partió de Antioquia y fue a Tarso para persuadir a Saulo a que volviera con él a enseñar a la iglesia en Antioquia.

Bernabé y Saulo trabajaron juntos en Antioquia durante un año y la iglesia se desarrolló bajo su ministerio llegando a ser una de las más importantes en la historia de la iglesia primitiva.

La iglesia que se desarrolló bajo el ministerio de Bernabé y Saulo tenía estas características:

1. UNA IGLESIA BENEVOLA:

La iglesia de Antioquia mandó ayuda a los creyentes necesi­tados de Jerusalén (Hechos 11:29-30).

2. UNA IGLESIA ESPIRITUAL:

Los dones espirituales estaban en operación en Antioquia. Dios podía hablarles por medio de profecía. (Hechos 11:28; 132) Era una iglesia que ayunaba y oraba y por esto Dios podía hablarles.

3. UNA IGLESIA MISIONERA:

En Antioquia nació el movimiento de las misiones extranjeras. Aquí se ve que ellos tenían una carga para ganar las almas y una visión de los campos de cosecha.

Cuando el Espíritu Santo habló a través de Agabo por profecía que la Madre-Iglesia estaba en necesidad, enviaron a Bernabé y a Saulo con ayuda a Jerusalén. Entregaron la ofrenda y pronto regresaron a Antioquia llevando consigo a Juan Marcos, el sobrino de Bernabé. (Colosenses 4:10)

C. EL MOVIMIENITO MISIONERO NACIO DE LA ORACION:

El movimiento misionero nació de la oración. Es solo cuando la iglesia está arrodillada a orar que Dios puede hablarle y solo así la iglesia tiene la dedicación necesaria para obedecer la voz del Señor

En aquel entonces habían cinco profetas y maestros que mi­nistraban en la iglesia. Aunque más tarde Bernabé y Saulo fueron llamados “Apóstoles,” aún en esa época estaban con­siderados en la lista de los profetas y maestros. Los nombres de estos ministros eran:

Bernabé
Simón
Lucio
Manaén
Saulo

Debemos notar que Bernabé estaba a la cabeza de la lista y es probable que le consideraban el jefe. También en esa época Saulo estaba al final de la lista. Pero esto fue cambiado tan pronto como el Señor llamó a Saulo a la obra principal de su vida.

Los ministros hacían tres cosas:

1. Ministraban al Señor
2. Ayunaban
3. Oraban

Sin duda, el movimiento misionero no habría nacido en Antioquia si la iglesia no hubiera hecho estas tres cosas. Estaban en la actitud que permitía que Dios les hablara.

¿Qué sucedería en estos días si la iglesia se encontrara en la misma actitud delante del Señor?

D. ESCOGIDOS POR DIOS:

Lo que es más importante en la obra de Dios es la voluntad de Dios.

Los hombres no llamaron a Bernabé y a Saulo, sino Dios. Fue el Espíritu Santo que dijo: “Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.”

Dios siempre ha llamado a hombres específicos para obras específicas. Saulo era instrumento escogido para llevar el nombre de Jesús a los gentiles, a los reyes y a los hijos de Israel. (Hechos 9:15) Habían transcurrido varios años desde su conver­sión y es posible que le hubiera parecido durante este largo tiempo que la voluntad de Dios no se llevaría a cabo en la vida de Saulo. Así como Dios tiene un hombre específico para cumplir una obra específica, también hay un tiempo específico para que la voluntad de Dios sea cumplida.

Una de las mayores características en la vida y ministerio de Saulo era su dedicación completa a la voluntad de Dios. Su lema parece haber sido: “En cuanto a mí, pronto estoy.” (Romanos 1:15)

E. MISIONEROS ENVIADOS POR LA IGLESIA:

La orden Divina en mandar misioneros se ve aquí:

1. Dios los llamó.
2. La iglesia reconoció la llamada.
3. Debe haber ayuno y oración.
4. El Señor les mandó en la hora y a los lugares que El escogió.
5. La iglesia les envió.
Esto quiere decir que el ministerio misionero es el esfuerzo unido de toda la iglesia.
TOMO I: HECHOS DE LOS APOSTOLES
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS

Lección 14. EL PRIMER VIAJE MISIONERO DE PABLO

TEXTO: Hechos 13:4-52; 14:1-28

A. EL PRIMER VIAJE MISIONERO:

Antioquia fue el punto de partida de los tres viajes misioneros de Pablo.

Después que, Dios habló a la iglesia, Bernabé y Saulo salieron en el primer viaje misionero. Decidieron llevar a Juan Marcos, quién no había de acompañarles por mucho tiempo. Se debe notar que a comienzos del viaje, los dos eran Bernabé y Saulo, pero no tardaron mucho tiempo en llegar a ser Pablo y Bernabé. En otras palabras Pablo llegó a ser el jefe reconocido.

El nombre Saulo” fue cambiado a “Pablo” (Hechos 13:9). “Pablo” quiere decir “pequeño.” Es la opinión del escritor que Pablo mismo tomó este nombre por su espíritu maravilloso de humildad. El se consideró “menos que el más pequeño de todos 1 os santos. “ (Efesios 3:8)

Consideremos un breve resumen de sus recorridos en el primer viaje misionero:

1. Salieron de Antioquia, viajando por el río Orontes al puerto de Seleucia.

2. Zarparon de Seleucia y cruzaron el Mar Mediterráneo hacia la isla de Chipre, Esta isla es 225 Kms. de largo y 80 Kms. de ancho. Está a 96 Kms. al oeste de Siria y en aquel entonces estaba densamente poblada. Bernabé había vivido de niño en Chipre.

3. La primera escala fue Salamina, en la orilla orienta¡ de la isla, donde encontraron una sinagoga judía.

4. Cruzando Chipre desde el este hacia el oeste, predicando mientras viajaban, llegaron a Pafos, la capital de la isla, donde habitaba el procónsul. En esta ciudad había un altar de Venus donde adoraba la gente. Fue aquí, que un mago, falso profeta, un judío llamado Bar jesús, trató de apartar al procónsul de la fe, y por lo tanto fue cegado por Pablo.

5. Partiendo de Chipre, navegaron al noroeste una distancia de 281 Kms. hasta llegar a la provincia de Panfilia. Pasando el puerto de Atalia sin hacer escalas, desembarcaron en Perga, a 12 Kms. del mar Aquí habitaban griegos que adoraban a la diosa Diana. Fue aquí, que Juan Marcos dejó a Bernabé y a Pablo y se regresó.

6. Antioquia en Pisidia era el próximo campo de la obra. La Biblia indica que Pablo predicó en la sinagoga. Aquí se estableció una iglesia, pero los judíos desterraron a los hermanos.

7. Noventa Kms. al este de Antioquia estaba una ciudad grande, Iconio, donde Pablo predicó en la sinagoga. Muchos creyeron, pero nuevamente los Apóstoles tuvieron que huir

8. Veintiocho Kms. al sudoeste de Iconio estaba la ciudad de Listra, una ciudad llena de paganos supersticiosos. Aquí Pablo sanó a un hombre cojo de nacimiento. A causa de este milagro, la gente trataba de ofrecer sacrificios a los Apóstoles creyendo que eran Mercurio y Júpiter Tan pronto como Pablo y Bernabé prohibieron tales actos, los judíos de Antioquía e Iconio vinieron para incitar al pueblo en contra de los Apóstoles. Echaron piedras a Pablo y lo arrastraron fuera de la ciudad, creyéndolo muerto.

9. Pablo y Bernabé se fueron para Derbe, a 32 Kms. de donde predicaron el Evangelio y muchos creyeron en el Señor Estaban muy cerca del paso en el Monte Taurus conocido como las Puertas de Cilicia y fácilmente pudieron haber regresado a Antio­quía por una ruta corta y sin peligro. Pero, ellos prefirieron volver por el mismo camino que habían venido a pesar de sus enemigos.

10. De nuevo visitaron Listra, Iconio y Antioquía, confirmando las iglesias y estableciendo iglesias nuevas en los pueblos cer­canos. En Italia se embarcaron y fueron al norte de Chipre a Antioquía en Siria. Fueron recibidos alegremente por la Iglesia que los había enviado.

B. MAPA DEL PRIMER VIAJE MISIONERO DE PABLO:
TOTAL DEL RECORRIDO: 2,250 Kms.


C. COMENTARIOS SOBRE EL PRIMER VIAJE MISIONERO DE PABLO:

1. BARJESUS: (Hechos 13:6-11)

Bar jesús, el profeta falso y mago, es un tipo del apóstata pueblo judío que procuraba apartar a otros de Cristo. Bar Jesús fue cegado como le ha pasado a Israel en el sentido espiritual. (Romanos 111:25) Esta ceguera solo era “por algún tiempo” (versí­culo 11). Estas palabras también indican la restauración veni­dera de Israel, porque la ceguera espiritual es solo “por algún tiempo.”

2. JUAN MARCOS: (Hechos 13:13)

Juan Marcos era el sobrino de Bernabé (Colosenses 4:10). El acompañó a Pablo y a Bernabé en el primer viaje misionero hasta Perga. Parece que se cansó de las persecuciones y las privaciones de modo que se volvió a casa. Esta falta de parte de Juan Marcos fue un motivo para que Pablo y Bernabé se separa­ran al comenzar el segundo viaje misionero. Bernabé estaba resuelto darle a Juan Marcos otra oportunidad para que demos­trara su capacidad. Esta controversia nos revela mucho del carácter de Pablo y de Bernabé. En este caso Bernabé tenía razón, porque Juan Marcos llegó a ser un buen ministro del Evangelio, de lo cual Pablo mismo se dio cuenta: “Toma a Mar­ cos, y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.” (2 Timoteo 4:11)

El Señor lo escogió digno de ser el escritor del segundo evan­gelio del Nuevo Testamento. Esto nos enseña que debemos demostrar paciencia y entendimiento para con los que fallan y estar pronto a darles otra oportunidad de probarse dignos.

3. EL APEDREAMIENTO DE PABLO: (Hechos 14:19)
Sin duda, Pablo efectivamente murió en esa ocasión y por breve tiempo fue arrebatado al Paraíso. El escritor (Ralph V. Reynolds) está convencido de que Pablo se refería a esta expe­riencia cuando escribió a los corintios (2 Corintios 12:1-5). Cuando Pablo dijo que conocía a un hombre “si en el cuerpo, o fuera del cuerpo,” él estaba escribiendo sobre él mismo.

TOMO II: HECHOS DE LOS APOSTOLES
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS