miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 15. EL PRIMER CONCILIO DE LA IGLESIA

TEXTO: Hechos 15:1-35

A. DESACUERDO EN LA IGLESIA:


Cuando Pablo y Bernabé volvieron del primer viaje misionero, reunieron a toda la iglesia. Tenían cosas maravillosas que contar Dios había abierto la puerta de fe a los gentiles. (Hechos 14:27) Dios había confirmado gratamente Su palabra y muchas iglesias fueron establecidas entre los gentiles.

El relato de la obra notable de Dios entre los gentiles pronto se esparció por todas partes. Ciertos hombres de Judea se inquietaron porque los gentiles fueron contados miembros de la iglesia aunque éstos no fueron circuncidados conforme a la ley de Moisés. Un grupo de ellos se decidieron a ir a Antioquía para disputar el mensaje que Pablo predicaba. Por consiguiente, lle­garon y comenzaron a enseñar que un hombre, a menos que fuera circuncidado, no se salvaría. Los creyentes se confun­dieron. El asunto llegó a ser tan confuso que aún Pedro, que también visitó Antioquía, creía que sería más prudente apartarse de la comunión de los gentiles y guardar las antiguas tradiciones judías de separación.

Pablo no cambió de opinión. El sabía que la gracia sobrepasaba a la ley y a las tradiciones. Pablo trató el asunto con gran sabi­duría. Resistió a Pedro (Gálatas 2:11) pero sabía que no era bueno que los jefes de la iglesia estuvieran en desacuerdo. Se decidió llevar el problema a la iglesia principal en Jerusalén.

B. EL VIAJE A JERUSALEN:

Pablo, Bernabé y ciertos hermanos viajaron a Jerusalén. Pasando por Fenicia y Samaria, declaraban la conversión de los gentiles. En todas partes los hermanos se regocijaban. Las noti­cias de la salvación de un alma siempre causa una emoción viva en el verdadero hijo de Dios.

Se debe notar que llevaron con ellos a Tito, un griego que no había sido circuncidado (Gálatas 2:3). Por medio de la in circuncisión de Tito determinarían la interpretación de la necesidad o la innecesidad de la circuncisión y era importante que no obliga­ran a Tito que se circuncidara.

C. EL PRIMER CONCILIO DE LA IGLESIA:

El primer concilio de la iglesia en Jerusalén fue muy impor­tante. Se convocó para solucionar el problema de la salvación de un creyente no circuncidado. Empero, aunque la cuestión específica que había que solucionar era la de la necesidad de la circuncisión para la salvación un mayor principio sería determi­ nado. El asunto de la LEY y de la GRACIA habría de solucionarse.

Jacobo, el hermanastro de nuestro Señor, dirigía el concilio. Aunque Jacobo no era uno de los doce Apóstoles originales, él era el pastor de la iglesia en Jerusalén en aquel entonces y fue reconocido como uno de los dirigentes de la iglesia. Sin duda, el hecho que María, la madre de Jesús, era también su madre, le dio mucha importancia en la iglesia.

Muchos hablaron y había mucha discusión. Los principales oradores eran: Pablo, Pedro, Bernabé y Jacobo.

Pedro habló primero dando un relato de la conversión de Cornelio. Esta narración la utilizó como argumento efectivo aquí, y terminó su declaración con estas palabras: “Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos.” No dijo, “ellos serán salvos, de igual modo que nosotros,” sino baja su propia raza judía al nivel de los gentiles.

Pablo continúa con la narración de la obra poderosa hecha entre los gentiles, y como Dios había hecho muchas maravillas y milagros.

Jacobo resumió el asunto. Repasó el testimonio de Pedro que Dios visitó primero a los gentiles a través de su ministerio. Citó la profecía de Amós 9:11-12 que confirma el orden de sucesos en el programa de Dios:

1. Dios visitó a los gentiles.
2. Después Cristo volverá.
3. Se establecerá* el reino del milenio.

D. LA DECISION:

Jacobo pronunció la sentencia que creía ser justa. Toda la compañía aprobó que el juicio fuera por escrito. La decisión de Jacobo fue así,:

1. Que no se perturbe a los gentiles
2. Que a los gentiles les enseñen que guarden la pureza apartándose de:
(a) la carne ofrecida a los ídolos
(b) la fornicación
(c) el ahogado
(d) la sangre

E. EL RESULTADO:

Esta decisión fue escrita en una carta y escogieron a Pablo, Bernabé, Judas y Silas para que llevaran esta carta a las iglesias. Al llegar a Antioquía, los creyentes recibieron las noticias gozo­samente.

Habían impedido un cisma peligroso en la iglesia y habían solucionado claramente un asunto de doctrina muy importante.

La buena voluntad de Pablo de llevar el asunto a Jerusalén demostró su gran sabiduría en la solución del problema.

Se debe notar que Tito no fue obligado a circuncidarse.

F. DIOS VISITA A LOS GENTILES:

Hechos 15:14 “Simón ha contado como Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre.”

Este es un versículo muy importante del cual se puede desarrollar muchas verdades. Unas cuantas de las verdades que vienen declaradas en este versículo son:

1. La Deidad de Jesús: Dios fue manifestado en la carne y en la encarnación nos visitó, es decir, vino a donde estamos nosotros.

2. La esposa gentil: La iglesia será compuesta principalmente de gentiles.

3. Por Su Nombre: La esposa llevará el Nombre de su Amado. Esto demuestra la importancia de ser bautizado en el Nombre de Jesucristo.

4. Finalmente este versículo demuestra la importancia de ser bautizado en el Nombre de Jesús para estar listo para la venida del Señor.

TOMO II: HECHOS DE LOS APOSTOLES
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS