miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 16. EL SEGUNDO VIAJE MISIONERO DE PABLO

TEXTO: Hechos 15:36-41; Hechos 16; 17; 18:1-22

A. EL SEGUNDO VIAJE MISIONERO:


Cuando los Apóstoles volvieron a Antioquía después del primer concilio de la iglesia en Jerusalén, les acompañaron Judas y Silas, dos profetas. A los pocos días después de su retorno, Pablo le dijo a Bernabé: “Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están.” Pero a causa de la controversia sobre Juan Marcos, los dos se separaron. Bernabé llevó consigo a su sobrino y fue a Chipre. Pablo escogió a Silas para que le acompañara y después se juntaron a ellos Timoteo y Lucas.

Vamos a trazar brevemente la travesía de Pablo y sus com­pañeros en el segundo viaje misionero:

1. Saliendo de Antioquía, Pablo y Silas viajaron por Siria, visi­tando las iglesias (Hechos 15:41). Luego pasaron a la provincia de Cilicia, provincia natal de Pablo. También visitaron Derbe de nuevo. (Hechos161)

2. En Listra, donde Pablo había sido apedreado, él fundó una iglesia y Timoteo, quien sería su compañero de toda la vida, se juntó a él. (Hechos 16:1-4)

3. Visitaron las iglesias en lconio y Antioquía y desde allí fueron al norte hacia Galacia. En su viaje, ellos querían doblar a la izquierda para predicar en Asia, pero el Espíritu Santo se los prohibió (Hechos 16:6). Luego querían ir en la otra dirección para predicar en Bitinia, pero el Espíritu no se los permitió (Hechos 16:7). No podían hacer otra cosa sino seguir en el mismo camino hasta que llegaran a Troas, la ciudad antigua de Troya.

4. En Troas Pablo fundó una iglesia y Lucas, el autor de los Hechos de los Apóstoles, se juntó a él. En Troas Pablo vio en una visión a un hombre macedonio que les pedía, “Pasa a Macedonia, y ayúdanos.”

5. Inmediatamente Pablo y sus compañeros cruzaron a Macedonia. Y por primera vez predicaron el Evangelio en Europa.

6. En Filipo fue bautizado el primer creyente de Europa, Lidia. Aquí el pueblo mandó azotarles y encarcelarles, pero fueron librados milagrosamente.

7. Como no encontraron ni sinagoga ni habitantes judíos en Anfípolis, Pablo pasó allí solo un día y se fue hacia el oeste.

8. A 64 Kms. de Anfípolis, en Tesalónica, había una colonia grande de judíos y una sinagoga donde Pablo predicó tres días de reposo. Después escribió dos cartas a la iglesia que fundó allí. Los judíos incitaron un alboroto y los hermanos se vieron obligados a huir de noche.

9. En Berea Pablo encontró a gente que deseaba la verdad. Muchos creyeron el Evangelio. “Los bereos” han dado su nombre a los sinceros estudiantes de la Biblia en todas partes. Cuando las noticias de lo que pasaba en Berea llegaron a los oídos de los judíos tesalonicenses, fueron allí para alborotar a las multitudes contra los Apóstoles. Los hermanos enviaron a Pablo a Atenas pero Silas y Timoteo se quedaron allí por un tiempo.

10. Atenas era una de las ciudades más famosas del mundo antiguo. Aquí Pablo predicó en el Areópago. No parece que fundó una iglesia aquí aunque algunos creyeron.

11. En Corinto, Lucas y Timoteo se unieron de nuevo a Pablo; donde él predicó la Palabra durante año y medio. Mientras estaba en Corinto Pablo se ganaba la vida haciendo tiendas. Conoció a Aquila y a Priscila, su esposa, quienes tenían el mismo oficio y por esta razón, Pablo se quedó con ellos.

12. En Cencrea Pablo se embarcó en su viaje de regreso. Des­pués de cruzar el Mar Egeo, un viaje de 402 Kms., llegaron a Efeso. Aquila y Priscila habían acompañado a Pablo desde Corinto pero se quedaron en Efeso, mientras los Apóstoles siguieron el viaje.

13. Pablo llegó a Cesarea después de navegar 965 Kms. Luego fue a Jerusalén y después siguió a Antioquía.

B. MAPA DEL SEGUNDO VIAJE MISIONERO:

C. COMENTARIOS SOBRE EL SEGUNDO VIAJE MISIONERO DE PABLO:

1. LA LLAMADA MACEDONICA: (Hechos 16:6-11)

Pablo recibió la llamada macedónica cuando vio una visión del hombre de Macedonia que le dijo, “Pasa a Macedonia y ayúdanos.” Al fin del camino estaba Troas, un puerto. Pablo no podía seguir el viaje por tierra.

La cosa notable de cómo el Señor trató con Pablo fue que antes Pablo había intentado doblar a la izquierda y luego a la derecha, pero cada vez el Espíritu Santo le detenía. No podía hacer más que seguir el mismo camino hasta llegar al fin (Hechos 16:6-7). La voluntad de Dios no le fue aclarada hasta que él necesitara saberlo.

Esto es una gran lección para todos nosotros. Debemos tener la capacidad de ser detenidos por el Espíritu Santo y estar dis­puestos a confiar que Dios nos revele Su voluntad cuando sea necesario saberla. No debemos escudriñar el porvenir sino estar dispuestos a que Dios nos guíe día a día.


2. LOS BEREOS: (Hechos 17:10-13)

La historia de Pablo y Silas en Berea nos enseña la gran importancia de ser estudiantes de la Biblia-de escudriñar las Escrituras. Los bereos fueron llamados nobles y honrosos.

Es seguramente una cosa noble escudriñar la Biblia y probar todas las cosas con las Escrituras.

3. CORINTO: (Hechos 18:1-17)

Corinto estaba en la confluencia de importantes rutas de tierra desde el norte hacia el sur, y de rutas de mar desde el este hacia el oeste. Los romanos la habían destruido, pero Julio César la había restaurado 46 años A.C. En el año 27 A.C., Corinto fue hecha capital de la provincia de Acaya. Era notoria por su in­ moralidad general.

Pablo llegó a Corinto desanimado. Su ministerio en Europa no había sido bien acogido. Aquí se vio obligado a trabajar en su oficio de hacedor de tiendas. Conoció a Aquila y a Priscila, judíos exilados de Roma por orden de Claudio en el año 49 D.C. No obstante, fue animado por sus amigos Silas y Timoteo que le trajeron buenas noticias de Tesalónica y ayuda material. También el Señor se le apareció en una visión de noche y le aseguró que debería quedarse en Corinto y continuar su ministerio. Pablo siguió predicando en Corinto por el lapso de año y medio.
Pablo ganó a Crispo, el principal de la sinagoga y a Justo, un gentil que vivía al lado de la sinagoga. La actitud de Galión, el procónsul romano es digno de notarse porque él rehusó juzgar asuntos religiosos.
TOMO II: HECHOS DE LOS APOSTOLES
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS