miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 19. LA IGLESIA EN EFESO

TEXTO: Hechos 19; 20:17-38

A. EFESO:


Efeso era una ciudad poderosa. Era la capital proconsular de Asia y siempre se les recordaba a los efesios el poder romano.

Efeso estaba situado cerca de la desembocadura del río Cays­ter en la ruta principal de comercio entre Roma y el este. Era el mayor centro comercial en Asia en aquel entonces. Era también una ciudad libre con su propio senado y asamblea.

En Efeso había una de las siete maravillas del mundo antiguo, el templo de Diana. Era un edificio magnífico que tenía 127 columnas de 18 metros de altura en u n espacio de 129 metros de largo por 67 metros de ancho. Era el centro de la religión pagana de esa región.

Todo un capítulo se dedica a la narración de la fundación de la iglesia en Efeso. La importancia de esta iglesia se nota porque Pablo escribió una epístola a esta iglesia y la primera de las cartas escritas a las iglesias de Asia (Apocalipsis 2) fue dirigida a Efeso.

El Apóstol Pablo ministró por más tiempo en Efeso que en cualquier otro lugar Pasó allí tres años (Hechos 20:31). Otra cosa que nos revela la importancia de la iglesia en Efeso es que la Biblia da la exhortación de Pablo a los ancianos efesios (Hechos 20:17-38).

B. APOLOS:

Apolo era un judío nacido en Alejandría. La Biblia dice que era “varón elocuente, poderoso en las Escrituras.” (Hechos 18:24) La declaración que era poderoso en las Escrituras quiere decir que conocía muy bien el Antiguo Testamento. Lo único que sabía del mensaje del Nuevo Testamento era el arrepentimiento que predicaba Juan el Bautista.

Apolo llegó a Efeso y habló con elocuencia en la sinagoga la verdad elemental del arrepentimiento.

Vemos algo del carácter de Apolo cuando él estaba dispuesto a recibir instrucciones de dos pobres hacedores de tiendas, Priscila y Aquila, en las cosas de Dios “más exactamente.” Esto revela una gran humildad. Cuando Apolo salió de Efeso para Corinto, los creyentes enviaron una carta de recomendación para que fuera recibido en otros lugares como ministro del Evangelio. Este ejemplo nos enseña que no se debe permitir subir a los púlpitos a los ministros a menos que sean conocidos y probados, o que tengan cartas de recomendación de hermanos responsables. Se evitarían muchas dificultades en las iglesias si todos los ministros fueran conocidos o llevaran cartas de reco­mendación.

C. DIANA DE LOS EFESIOS:

La Diana de los efesios se identifica con Astarte y otras divini­dades femeninas del Oriente. Esta imagen se veneraba como objeto de santidad especial y se creía que había venido del cielo (Hechos 19:35).

Diana fue reconocida como “grande” pero mayor es el poder del Evangelio. La idolatría no tiene ningún mensaje, pero los paganos pueden gritar por dos horas tratando de hacerse creer algo que es falso. Diana de los efesios desapareció hace siglos, pero la iglesia todavía permanece firme. Grande puede ser cual­quier filosofía, religión o idolatría, pero más grande es Aquel cuyo Nombre es Jesús.

D. EL UNICO EJEMPLO’DEL REBAUTISMO:

Cuando Pablo llegó a Efeso, descubrió a doce discípulos de Juan el Bautista, quienes, como Apolos, sabían solo el bautismo de Juan. Les preguntó si habían recibido el Espíritu Santo cuando creyeron. Pablo les explicó el Evangelio, anunciándoles a Jesús. Cuando entendieron la verdad, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús y recibieron el Espíritu.

Este es el único ejemplo de rebautizo que nos da el Nuevo Testamento. Empero, nos enseña claramente que uno debe ser bautizado correcta *mente conforme a la Biblia; o de lo contrario el creyente no ha sido bautizado todavía. Hay un solo bautismo y ese único bautismo es correcto según las Escrituras. De otro modo, no se considera bautismo. Para ser bautizado correcta­ mente, el bautismo debe ser por inmersión en agua y adminis­trado en el Nombre de Jesús.

E. EL AVIVAMIENTO EN EFESO:

Dios obró poderosamente en Efeso. Estos resultados siguieron a la predicación del Evangelio en esta ciudad:

1. Fueron bautizados en el Nombre del Señor Jesús (versículo 5).
2. Recibieron el Espíritu Santo y hablaron en lenguas.
3. Testificaron con denuedo a los judíos (versículo 8).
4. Las multitudes recibieron el Evangelio (versículo 20).
5. El poder del Evangelio cambió la vida de los creyentes (versí­culos 17-19).
6. Los milagros acompañaron al Evangelio (versículos 11, 12).

F. EL MINISTERIO DE PABLO EN EFESO:

Pablo quería predicar en Asia en su segundo viaje misionero, pero el Espíritu Santo no se le permitió (Hechos 16:6). Dios tiene la hora indicada para todas las cosas. Si Pablo hubiera ido a Efeso en aquel entonces, no habría tenido el avivamiento que tuvo lugar cuando él fue conforme a la voluntad de Dios.

Durante tres meses Pablo fue a la sinagoga y testificó a los judíos. Cuando algunos de los judíos se pusieron duros y obsti­nados Pablo separó a los creyentes y les enseñó en la escuela de Tiranno por dos años. Durante este tiempo, Pablo se ganaba la vida haciendo tiendas (Hechos 20:34). Un manuscrito antiguo dice que Pablo enseñó desde las once de la mañana hasta las cuatro de la tarde. Siendo verdad esto, Pablo sin duda trabajó haciendo tiendas por la mañana mientras Tiranno enseñaba y luego comenzaba a enseñar cuando Tiranno terminaba sus con­ferencias.

Debemos notar tres cosas que ocurrieron durante el ministerio de Pablo:

1. Habían señales y milagros y muchos enfermos fueron sana­ dos. El poder del nombre de Jesús fue manifestado. Siete exor­cistas de una familia, hijos de Esceva, que intentaron echar fuera demonios invocando el Nombre de Jesús, fueron atacados por el mismo demonio. El demonio les hirió y ellos huyeron de la casa desnudos. Este abuso del nombre de Jesús trajo temor y convicción. Esta lección nos enseña que el nombre de Jesús se debe usar sólo en el poder del Espíritu Santo.

2. Gran convicción vino sobre la iglesia. Los creyentes reco­gieron todos sus libros de magia y los quemaron. El precio de los libros quemados era de cincuenta mil piezas de plata.

3. Mientas los creyentes entregaban sus riquezas limpiando sus casas de la idolatría, habían otros hombres enojados porque el avivamiento les costaba dinero. El negocio de los que hacían pequeños templos de plata para Diana sufría pérdidas. Demetrio y otros plateros alborotaron a la ciudad entera. La gente fue al anfiteatro y allí gritó por dos horas: “Grande es Diana de los efesios.” Llevaron presos a Gayo y a Aristarco. Finalmente el escribano de la ciudad, un efesio responsable de la dirección de tal reunión, logró apaciguar a la multitud.


G. LA EXHORTACIÓN DE PABLO A LOS ANCIANOS EFESIOS:
Todo estudiante de la Biblia debe estudiar cuidadosamente la exhortación de Pablo a los ancianos de Efeso (Hechos 20:13­ 38). En su viaje de regreso Pablo llegó a Mileto, a 48 Kms. de Efeso, e hizo llamar a los ancianos. Les dio una comisión que demuestra el amor y la preocupación que tenía por ellos. Aquí se ve el ministerio del pastor verdadero.
TOMO II: HECHOS DE LOS APOSTOLES
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS