miércoles, 19 de mayo de 2010

Lección 20. PABLO ES ARRESTADO EN JERUSALEN

TEXTO: Hechos 18:23-28; Hechos 19; 20; 21; 22; 23

A. EL TERCER VIAJE MISIONERO DE PABLO:


El tercer viaje duró casi cuatro años; mucho de este tiempo Pablo lo pasó en Efeso. Brevemente tracemos el viaje:

1. Pablo salió de Antioquía y pasó por Galacia y Frigia en camino a Efeso.

2. En Efeso, Apolo, que había sido instruido por Aquíla y Pris­cila, enseñaba a la gente para que pudieran recibir las obras de Pablo. Permaneció allí tres años. Por medio de sus obras las siete iglesias de Asia fueron establecidas.

3. Pablo se dirigió a Troas a esperar hasta que viniera Tito con noticias de la iglesia en Corinto. Las noticias no llegaron, de modo que Pablo se embarcó para Europa.

4. Visitó de nuevo Filipos, Tesalónica y Berea.

5. Visitó Corinto para solucionar los problemas que habían sur­gido allí.

6. Pablo volvió por Filipos, Troas, Asón y Mitilene y visitó brevemente Quío, Samos y Trogilio.

7. Llegó a Mileto y mandó llamar a los ancianos efesios. Les dio una comisión y ¡in discurso de despedida.

8. En Pátara Pablo zarpó para Fenicia.

9. Habiendo llegado a la costa de Fenicia, el barco permaneció una semana en Tiro para que se descargara. Aquí Pablo encontró una iglesia.

10. Navegó por la costa a Tolemaida donde Pablo pasó un día con la iglesia.

11. En Cesarea, Pablo conoció a Felipe quien había vivido allí veinte años.

12. Por última vez Pablo entró a Jerusalén donde pronto llegó a ser el “prisionero del Señor”

B. EL IMPULSO DE IR A JERUSALEN:

Excepto por los tres años en Efeso, Pablo parecía tener prisa en su tercer viaje misionero. Tenía un fuerte impulso de ir a Jerusalén. Parece que sentía una carga de predicar a los cristia­nos hebreos allí. Se dice que fue esta carga que le hizo escribir la epístola a los hebreos mientras estaba encarcelado en Roma.

En Tiro y en Cesarea él fue advertido de lo que le iba a pasar en Jerusalén. Agabo profetizó que estaría atado en Jerusalén. A pesar de esto, Pablo estaba decidido a hacer la voluntad de Dios.

C. MAPA DEL TERCER VIAJE MISIONERO DE PABLO:

D. ARRESTADO EN JERUSALEN:

Algunos de los creyentes judíos en Jerusalén acusaron a Pablo de prohibir que los creyentes gentiles fueran circuncida­ dos. Los jefes de la iglesia creían necesario hacer algo para apaciguar a estos cristianos judíos y asegurarles que Pablo no se oponía a la ley de Moisés. Creían que tenían la solución del problema. Pablo acompañaría a cuatro hombres que tenían que cumplir un voto en el templo. Tenían que purificarse y ofrecer unas ofrendas. Se sugería que Pablo también se purificara y pagara los gastos de las ofrendas. Pablo, que deseaba ser todas las cosas a todos los hombres, aceptó.

La conducta, de Pablo fue malentendida. Algunos de los judíos ortodoxos que reconocieron a Pablo llegaron precipitadamente a la conclusión de que él trataba de profanar el templo trayendo gentiles al Lugar Santo. La multitud se apoderó de él y le habrían golpeado hasta matarlo si no hubieran intervenido los romanos.

Rescatado de las manos de la multitud por el tribuno romano, Pablo le pidió permiso para hablar al pueblo, el cual le fue con­ cedido. Cuando hubo un gran silencio, Pablo habló a la multitud en el idioma hebreo.

E. CINCO DEFENSAS DE PABLO:

Como resultado de su encarcelamiento, Pablo tuvo cinco veces la oportunidad de predicar a Cristo a oyentes cada vez más importantes.

1. Habló al pueblo de Israel (capítulo 22).
2. Habló al Sanedrín, los jefes religiosos del pueblo judío (capí­tulo 23).
3. Habló a Félix, el gobernador romano (capítulo 24).
4. Habló al gobernador Festo (capítulo 25).
5. Habló al rey Agripa (capítulo 26).

Desde la gente común y corriente hasta el rey, Pablo podía dar su testimonio de la gracia salvadora de Jesucristo.

F. PABLO SE DEFIENDE:

Pablo habló de su condición de judío verdadero. Se refiere a su nacimiento, su instrucción, su celo por las tradiciones de la ley y sus persecuciones a los cristianos. Después habló de su conversión y lo que le pasó en el camino a Damasco. Habló de su comisión de predicar el Evangelio a los gentiles.

Al referirse a predicar a los gentiles, la multitud protestó. El tribuno no entendía y ordenó que le dieran de azotes para que confesara. Pero Pablo les advirtió que era ciudadano romano, lo cual le exentó de tal trato.


Al día siguiente, el tribuno trajo a Pablo delante del Sanedrín. Pablo hizo división entre ellos diciendo que se le juzgaba acerca de la esperanza y de la resurrección de los muertos. Había tanto alboroto que el tribuno tuvo que rescatar a Pablo para que no le mataran.
Al día siguiente cuarenta judíos se comprometieron bajo juramento de no beber ni comer nada hasta que mataran a Pablo. Hicieron un plan conocido por algunos del Sanedrín y el sobrino de Pablo oyó hablar del asunto. Como resultado enviaron a Pablo esa misma noche con una escolta de muchos soldados al gobernador Félix en Cesarea. El tribuno también envió una carta en la que escribía que según su parecer Pablo era inocente y engrandeció su propio papel en el asunto.

TOMO II: HECHOS DE LOS APOSTOLES
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS